@VeroEgui

Desde que en noviembre de 2016 se dio a conocer la información sobre el préstamo que otorgó la petrolera rusa Rosneft por 1.5 mil millones de dólares a la filial de Pdvsa, Citgo Petroleum, colocando en garantía del pago el 49% de sus acciones en Estados Unidos no se había producido una postura oficial de la Administración de Donald Trump hasta ahora cuando el jueves 18 de mayo el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una audiencia ante el Comité del Senado reconoció que la situación es un problema de seguridad nacional que han estado monitoreando.

Durante la audiencia en la que se habló inicialmente sobre el programa del Departamento del Tesoro de los Fondos de Instituciones Financieras de Desarrollo Comunitario (CDFI, por sus siglas en inglés), Robert Menendez, senador demócrata de Nueva Jersey increpó a Mnuchin al recordarle que en marzo le había enviado una carta expresándole su preocupación ante la posibilidad de que Rosneft adquiera Citgo si Venezuela incumplía con sus compromisos.

Menendez puntualizó que la filial de Pdvsa tiene tres refinerías, nueve oleoductos y 48 productos terminales en EEUU, por lo cual el congresista le preguntó directamente a Mnuchin si él no estaría preocupado de que Citgo cayera en manos de Rosneft a lo que el Secretario del Tesoro respondió que incluso antes de recibir la carta ya estaban al tanto de la situación que afecta la seguridad nacional de EEUU y que estaría dispuesto a conversar sobre este tema en otras audiencias.

De hecho, Mnuchin afirmó que si aumenta el problema de acuerdo a los estándares de seguridad nacional (se concreta la adquisición de Rosneft del 49% de las acciones de Citgo) tendrían que volver a tratar el tema con los congresistas.

En otra misiva enviada a Mnuchin, los congresistas Jeff Duncan (republicano) y Albio Sires (demócrata) advertían que un incumplimiento en el préstamo le daría a los rusos (con Rosneft) “más control sobre los precios del petróleo y el gas en todo el mundo, inhibiendo la seguridad energética de EEUU y socavando los más amplios esfuerzos geopolíticos de EEUU", acotaron.

Rosneft fue sancionada por el presidente Barack Obama el 12 de septiembre de 2014 junto a otras cuatro petroleras rusas: Gazprom Neft; Lukoil, Gazprom, Surgutneftegaz; Transneft, estatal dedica a creación de oleoductos; Rostec, corporación dedicada producción y la exportación de productos industriales de alta tecnología para los sectores civiles y de defensa; y a la corporación aeroespacial Oboronprom, luego de que Rusia invadiera Ucrania y anexara a su territorio Crimea, tras la revolución que motivó la renuncia de su presidente Viktor Yanukovich.

Aunque en EEUU no está prohibida la propiedad extranjera de refinerías petroleras supone un giro político cuando los activos se consideran estratégicos, de hecho Arabia Saudí controla la refinería más grande en territorio estadounidense.

La estatal saudí Aramco tenía una participación del 50% en la refinería Port Arthur, y completó la compra de la participación restante el 1 de mayo de Royal Dutch Shell (RDSA), poniendo fin a una empresa conjunta, de esta manera la refinería puede procesar 600.000 barriles de petróleo por día, incluyó 24 terminales de distribución. Incluso la empresa obtuvo el derecho exclusivo de vender gasolina de la marca Shell en Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia, Maryland, la mitad oriental de Texas y la mayoría de Florida, informa CNN.

Venezuela en el radar por segunda ocasión

No es la primera vez que una participación empresarial dentro de EEUU que afecta a la seguridad nacional de su territorio pone en el radar a Venezuela y el gobierno izquierdista de Hugo Chávez, y ahora de su sucesor Nicolás Maduro.

En marzo de 2005, Smartmatic empresa multinacional especializada en votación electrónica, tecnología de registro y autenticación de personas y sistemas de seguridad pública, que pertenece a cuatro venezolanos adquirió Sequoia Votings Systems, una empresa radicada en Oakland, Caifornia, siendo uno de los más importantes proveedores de tecnología electoral en Estados Unidos.

Sequoia Voting Systems tiene una alcance de 307 condados en 15 estados y el Distrito de Columbia: Arizona, California, Colorado, Florida, Illinois, Louisiana, Michigan, Missouri, Nueva Jersey, Nevada, Oregon, Pennsylvania, Virginia, Washington, y Wisconsin.

En las elecciones del condado Cook en Illinois realizadas en 2006 tuvo participación por primera vez Smartmatic como empresa foránea en un proceso electoral estadounidense que motivó investigaciones de la Comisión de Inversiones Extranjeras (CFIUS) sobre la posible intervención del Estado venezolano en dicho proceso.

Aunque Smartmatic negó la participación de Chávez en su base accionaria, el 22 de diciembre de 2006, anunció su intención de vender Sequoia Voting Systems, “dado el difícil clima en el mercado de Estados Unidos, manchado por un debate sin parar contra la inversión extranjera, especialmente en el área de tecnología electoral“, reza el comunicado.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas