La administración del expresidente de EEUU Barack Obama ignoró los llamados de atención que lanzó el pasado año el secretario general de la OEA, Luis Almagro, sobre la situación democrática en Venezuela y el fracaso de los esfuerzos detrás de un diálogo Gobierno-oposición, que no fructificó. Donald Trump, sin embargo, debería escucharlos.

Así lo considera un editorial publicado este viernes por el diario The Washington Post, en el que fundamenta que el actual inquilino de la Casa Blanca tiene la oportunidad de corregir los errores que cometió Obama en relación con la nación caribeña y no mantenerse como parte del grupo de naciones que se han negado a adoptar medidas para presionar al régimen autoritario de Nicolás Maduro.

El texto hace mención al informe de 73 páginas emitido por el secretario general de la Organización de Estados Americanos esta semana, en el que declara que el régimen venezolano "está en violación de todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana".

El informe además denuncia que la actualidad del país caribeño está llena de “abusos, violaciones de los derechos, reducción de las libertades civiles, políticas y electorales, pobreza, hambre, privación de la libertad, la tortura, la censura y el catálogo completo de las violaciones de la dignidad política, social y personal".

Según The Washington Post, la administración de Obama se alineó con otros gobiernos de América Latina, amparados además por la representación del Vaticano, y generaron una fuerte presión a favor del diálogo entre los opositores y el régimen, una iniciativa que el propio Almagro calificó como un “fracaso abyecto”.

“El Gobierno no ha cumplido ninguna de sus promesas y en cambio aumentó la represión; la oposición quedó dividida y desacreditada”, dice el editorial que más adelante cita palabras de Almagro cuando denuncia que "nosotros no podemos permitir que la premisa de un falso diálogo continúe siendo utilizado como una cortina de humo para perpetuar y legitimizar... lo que se ha convertido en un régimen dictatorial".

Hace solo unos días, el secretario general de la OEA anunció que podría suspender a Venezuela del organismo regional a menos que el régimen de Maduro convocara a elecciones generales en un plazo no mayor de 30 días, y exigió también la liberación de los presos políticos y la apertura de un canal de asistencia humanitaria internacional, entre otras medidas.

Sin embargo, reconoce el editorial, adoptar la medida que propone Almagro requiere una mayoría de dos tercios en el Consejo de la OEA y es conocido que el Gobierno de Nicolás Maduro tiene una fuerte influencia sobre muchos pequeños estados de la región a los que suministra petróleo a bajos precios.

Justo por eso llama la atención sobre el hecho de que el apoyo que podría mostrar la administración de Donald Trump “podría hacer una diferencia”. El presidente de los EEUU, dice The Washington Post, debe estar alineado con el secretario general de la OEA y con la causa democrática de América Latina.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario