jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Hace apenas cinco semanas el presidente Donald Trump viajó a Texas para “conocer de cerca” los estragos del huracán Harvey. Luego fue al sur de la Florida, el 14 de septiembre, tras el paso de un huracán por la zona, Irma, y ahora, como si de un maleficio se tratara, le tocó ir a Puerto Rico, luego de la devastación de otro huracán, María, aunque esta vez se trata de un territorio libre asociado.

Puerto Rico fue azotado por María hace dos semanas y la mitad de la isla continúa sin electricidad, ni agua potable, ni gasolina, ni servicio telefónico. Y aunque Washington y organizaciones caritativas han enviado miles de toneladas de previsiones y más de 12.000 efectivos de emergencia, para paliar las necesidades, no es suficiente.

Trump llegó a la base aérea Luis Muñiz, en San Juan, acompañado de su esposa, la primera dama, Melania, y en medio de la expectativa que creó sus polémicas críticas a la gestión que las autoridades locales han hecho de la crisis.

El mandatario estadounidense fue recibido por el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, y acto seguido saludó a los militares congregados para recibirle y a la prensa, a la que apenas contestó un par de preguntas, según reportaron varios medios de comunicación desplegados en el lugar.

Polémica

Varios congresistas y numerosas personas en Puerto Rico han acusado a Trump en los últimos días de no dar la suficiente importancia a la situación y haber actuado con lentitud en Puerto Rico.

Además, el Presidente generó polémica el sábado pasado al criticar en Twitter la "pobre capacidad de liderazgo" de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y otras autoridades puertorriqueñas, en su respuesta al paso del huracán.

Preguntado por esa polémica, Trump respondió que la alcaldesa "ha recorrido un gran trecho" desde que emitió sus críticas a Washington y "ahora se ha reconocido el gran trabajo" que ha hecho el Gobierno federal.

Minutos antes, a punto de abordar el avión que lo llevaría a Puerto Rico, dijo: "Creo que lo hemos hecho igual de bien en Puerto Rico (que en Texas y Florida), y eso que la situación allí es mucho más dura”.

Y luego dijo más, cuando comparó los daños del huracán María con los estragos de Katrina, en Nueva Orleans, en 2005, donde fallecieron 1.800 personas.

"Si miras a una catástrofe real como Katrina (...), cientos y cientos y cientos de personas que murieron, y miras lo que ha pasado aquí, con una tormenta que realmente fue abrumadora, nadie ha visto algo como esto", reportó la agencia de noticias EFE.

"¿Cuál es el saldo mortal en este momento? ¿17? 16 muertes confirmadas, 16 frente a miles", comentó el Presidente.

Luego alabó el esfuerzo de los habitantes de la isla: "Los puertorriqueños pueden estar muy orgullosos de toda su gente y todos los que han trabajado conjuntamente".

Por otro lado, se refirió a los enormes costes económicos tras la devastación causada por el potente ciclón: "No me gusta decirles esto, Puerto Rico, pero están haciendo que se vea desfasado nuestro presupuesto. Gastamos un montón de dinero en Puerto Rico y eso está bien, hemos salvado muchas vidas.

Trump, quien también estuvo acompañado por el director ejecutivo de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long, se reunió con el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, y con otras autoridades locales.

Embed

Ayudas

Asimismo, Trump y su comitiva sobrevolaron en helicóptero algunas de las zonas más dañadas por María en la isla y se reunió con el mando militar desplegado por el Pentágono en Puerto Rico para coordinar las obras de reconstrucción y asistencia a los afectados, además de visitar a personas damnificadas por el ciclón.

A los elevados costes por el huracán María, se suman los problemas financieros de Puerto Rico, tras sufrir una aguda crisis económica de casi una década y acumular una deuda de más de 73.000 millones de dólares, que las autoridades locales ven impagable.

Entre tanto, el gobernador de Puerto Rico abordó una financiación favorable para la isla, tras la devastación provocada por el huracán.

Rosselló sostuvo que espera que el Departamento del Tesoro de EEUU entienda cuál es la situación por la que atraviesa a isla, dado que ya antes de María el Gobierno estaba bajo la supervisión de una entidad de control federal impuesta por Washington para intentar manejar el impago de la deuda pública.

Dijo que el Departamento del Tesoro deberá, para que Puerto Rico pueda afrontar la situación, valorar la concesión a la isla de créditos en condiciones favorables.

"Es una situación sin precedentes", subrayó el jefe del Ejecutivo puertorriqueño.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas