SUTHERLAND SPRINGS.- Sobrevivientes del tiroteo en la iglesia de la comunidad baptista de Sutherland Springs, en el estado de Texas, volvieron este domingo a participar de una misa una semana después del ataque que causó 26 muertos en el recinto.

Según medios que se acercaron al lugar, los presentes estaban acompañados por familiares y amigos y colocaron tiendas en las cercanías del templo.

El encargado del servicio fue el pastor Frank Pomeroy, cuya hija de 14 años falleció en el tiroteo. En su sermón, Pomeroy dijo: "Tenemos la libertad de elegir permanecer en la oscuridad, como ese joven aquel día, o de estar en la luz". "Nunca debemos rendirnos", sostuvo el religioso, quien agregó: "Las víctimas ahora bailan con Jesús".

El 5 de noviembre, un joven de 26 años abrió fuego contra los asistentes a una misa en una iglesia en el pequeño pueblo de Sutherland Springs, mató a 26 personas e hirió a unas 20. La policía lo encontró luego sin vida en su vehículo.

El templo se convirtió en un sitio conmemorativo, a donde la gente se puede dirigir a rezar y reflexionar, indicó el sitio web de la iglesia. A su vez, también anunció que se comenzará a construir un nuevo edificio.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas