Jflores@diariolasamericas.com

Tras obtener una orden judicial, las autoridades podrán acceder a las instalaciones del Centro de Rehabilitación Hollywood Hills donde presuntamente, a consecuencias del intenso calor, por falta la de fluido eléctrico, fallecieron ocho ancianos.

El jefe de la Policía de Hollywood, Tom Sánchez informó a los medios este jueves que a partir de la orden emitida por un juez se podrá realizar un registro en ese lugar donde los estragos causados por el paso del huracán Irma supuestamente dejaron sin servicio de electricidad y en consecuencia, sin climatización.

Según el reporte conocido hasta el momento, el martes ocho ancianos, entre ellos tres hispanos perecieron en ese centro.

La Policía reveló la identidad de los ocho fallecidos. Bobby Owens, de 84 años, Manuel Mario Mendieta, de 96, Miguel Antonio Franco, de 92, Estella Hendricks, de 71, Gail Nova, de 71, Carolyn Eatherly de 78, Betty Hibbard, de 84 años y Albertina Vega, de 99 años.

Las autoridades confirmaron que el centro tenía un generador en funcionamiento, pero que el aire acondicionado central estaba apagado.

La alcaldesa del condado Broward, Barbara Sharief, anticipó en rueda de prensa ofrecida el miércoles la noticia de las primeras muertes en el propio centro de rehabilitación y las otras que tuvieron lugar en el hospital aledaño, Memorial Regional a donde fueron trasladadas las personas afectadas.

El jefe Policial dijo que en la investigación también toman parte autoridades federales y del estado de la Florida.

En el momento de informar a los medios, Sánchez precisó que aunque el juez había emitido la orden, el registro se iniciaría el hasta horas de este mediodía.

Confirmó asimismo que el gobernador del estado Rick Scott, emitió una orden de cierre temporal del Centro de Rehabilitación hasta que hayan concluido las investigaciones.

Al mismo tiempo informó que la Policía se encontraba trabajando con los familiares de los fallecidos con el propósito de recuperar los artículos personales de cada fallecido desde el interior del edificio.

El reporte del Memorial Hospital, próximo al centro de rehabilitación involucrado en la tragedia revela que 145 personas procedentes de este lugar fueron atendidas en esa institución hospitalaria y otros hospitales cercanos, incluyendo el Broward General, y el Clinic Cleveland de Aventura. El jefe Policial de Hollywood reiteró el compromiso de ese cuerpo de seguridad de investigar el caso y aseguró que si encuentran violaciones a las leyes aplicarán todo el peso de la ley a los responsables.

El lugar permanece acordonado, se observa movimiento de Policías en el interior y decenas de reporteros y cámaras de televisión se han apostado a la entrada de las instalaciones en espera del avance de las investigaciones.

Las autoridades han confirmado que el asilo tenía un generador que estaba funcionando pero el aire acondicionado central estaba apagado. La alcaldesa del condado de Broward, Barbara Sharief, señaló en rueda de prensa que tres personas murieron en el Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills, donde se produjo el siniestro, y otras tres ya en el aledaño hospital Memorial Regional al que fueron trasladadas.

Antecedentes

La persona que aparece en los registros corporativos del estado como el gerente del Centro de Rehabilitación en Hollywood Hills donde se reportaron las muertes de ocho ancianos, según el récord público, ha estado involucrado en situaciones de tipo legal con anterioridad.

Jack Michel, médico que sirve como presidente del Hospital Comunitario Larkin en South Miami, participó en un esquema de fraude masivo hace más de una década, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, de acuerdo con una información publicada por el canal de televisión Local 10.

Michel y otros propietarios del Centro de Rehabilitación pagaron 15,4 millones de dólares en 2006 para responder a reclamos de fraude de atención médica presentados contra ellos por la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos y el estado de Florida.

Reacción del estado

Tras saber de las muertes en el centro de rehabilitación, el gobernador Scott responsabilizó al centro con la seguridad de quienes están bajo su cuidado y aseguró que en los últimos días funcionarios del departamento de Salud del estado habían contactado ese centro.

El gobernador indicó en un comunicado que la Agencia de Administración de la Salud (AHCA) y el Departamento de Niños y Familias investigarán lo sucedido.

"Si encontramos que esas instalaciones no se cumplían con los altos estándares del estado para el cuidado de esas personas, [sus administradores y propietarios] serán los responsables y caerá sobre ellos todo el peso de la ley".

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario