Ciclón, basura y política reavivan viejos rencores en Hialeah
El exalcalde Raúl Martínez y la candidata Tania García ponen en entredicho la idoneidad de la compañía que recoge la basura, mientras que el alcalde Carlos Hernández anuncia un aumento en la tarifa del servicio

MIAMI.- Hace dos semanas que el huracán Irma impactó el sur de la Florida, y todavía en municipalidades como Hialeah el paso del poderoso ciclón sigue dando de qué hablar, pero no tanto por los daños causados a la comunidad sino por el revuelo que ha ocasionado el tema de la privatización de la basura en esa localidad del condado Miami-Dade.

Las fuertes ráfagas de viento que trajo consigo el huracán “revivieron” la polémica relacionada con el contrato entregado por ocho años a la firma privada Progressive Waste Solutions, situación que enfrentó a reconocidos dirigentes y activistas políticos del municipio en el último año.

Por un lado, el exalcalde de esa municipalidad Raúl Martínez y la aspirante al primer cargo público del municipio Tania García aludieron que la compañía que se encarga de la recogida de desechos en los hogares de Hialeah, “está prestando un servicio pésimo”. Aseguran que desde antes del paso de la tormenta, “nadie había recogido la basura”.

Al conocer los señalamientos, el alcalde del municipio, Carlos Hernández, calificó de “mentirosos” a Martínez y García, y afirmó que a raíz de los estragos que dejara el meteoro en esa comunidad, lo más urgente era recoger los árboles y residuos en las calles, “pero ya los camiones recolectores reanudaron sus rutas en la ciudad”.

camion de basura.jpg
Uno de los camiones de la firma Progressive Waste Solutions, que presta el servicio de recolección de basuras en Hialeah.

Aumento

A las diferencias de criterio entre los tres dirigentes de la política local se suma el proyectado aumento de la tarifa del servicio de recolección domiciliaria de basuras en esa localidad, que ya fue aprobado el pasado lunes en primera lectura en el Concejo municipal, generando otro motivo para irritar los ánimos.

Así las cosas, los residentes de Hialeah tendrían que pagar 99 centavos adicionales en su factura mensual, hecho que el edil Hernández justifica tras asegurar que el costo por depositar los desechos de los inmuebles del municipio en los vertederos del Condado Miami-Dade, tuvo un “pequeño incremento” que debe aplicársele a los usuarios.

Sin embargo, el portavoz del departamento condal de recogida de basura Frank Calderón informó que “no hay aumento de tarifa” estipulado para la empresa que presta el servicio en esa municipalidad, y que incluso el importe a cobrar por recibir los residuos recolectados en Hialeah pudiera bajar el próximo año.

“Solicitamos una reducción que fue aprobada en primera lectura por la Comisión del Condado y próximamente será discutida en pleno”, señaló Calderón.

El alcalde Hernández optó por remitir el cuestionamiento al director del Departamento de Obras Públicas de la Ciudad, Armando Vidal, quien entregará detalles sobre el anunciado incremento.

El Concejo de Hialeah aprobó la privatización del servicio de recogida de basura en esa ciudad, en junio de 2015, y le otorgó el contrato a Progressive Waste Solutions, firma que inició operaciones en febrero de 2016. El contrato fue tasado en alrededor de 50 millones de dólares, y está pactado por un periodo inicial de cuatro años, y renovaciones anuales que se adoptarán cada 30 de septiembre hasta el año 2023.

“No hay empleados”

Para la candidata García, el mayor problema relacionado con la basura en Hialeah es que “no hay suficientes empleados ni tampoco camiones para que hagan ese trabajo que antes hacía el mismo municipio, con sus propios empleados”.

“Me da pena con la comunidad que no se recogió la basura antes del huracán Irma, el jueves y el viernes, porque hay pocos empleados, y la gente tuvo que sufrir con los olores y los gusanos que tuvieron frente a sus casas”, aseguró.

Acorde con su testimonio, hay “muchos lugares” que duraron hasta tres semanas sin recolección de desechos, porque “cuando tocaba la ruta de los camiones de la basura grande, no fue recogida, y la gente tuvo que agregar la basura del ciclón”.

Según García, eso que ella llama un “gran problema” pudo haberse evitado si contrario a privatizar el servicio domiciliario de recolección de basura, se hubiera aumentado un “poco más la tarifa a los residentes, y hubiéramos mantenido el mismo personal que teníamos en el municipio”.

A juicio de la empresaria, Irma desencadenó una “catástrofe” en Hialeah debido a que la falta de empleados, equipos y vehículos convirtió, de acuerdo con sus palabras, “en un basurero gigante a nuestra ciudad”.

Finalmente dijo que si el municipio dispusiera de una línea solo para recibir las quejas de la comunidad en relación al tema de la basura, “en cinco minutos colapsaría y tendrían a una persona trabajando las 24 horas del día contestando el teléfono”.

“Contrato para sus amigos”

El exalcalde de Hialeah Raúl Martínez es otro de los protagonistas de esta controversia. Tomando literalmente su declaración, como lo pidió a este medio, “el alcalde Carlos Hernández entregó ese contrato a sus amigos para beneficiarlos”.

Acotó Martínez que el mandatario propuso la privatización del servicio bajo el criterio de que la comunidad no sufriría un aumento en su tarifa mensual y finalmente –enfatizó– los contribuyentes tendrán que pagar más.

“Él [Carlos Hernández] regaló o vendió todo los equipos pesados y todos los camiones de 35 o 40 yardas. Ahora han recogido unos gajitos con camionetas que no cargan nada. Hialeah parece un municipio de un cuarto mundo. En el barrio donde yo vivo la recogida de los desperdicios mayores era el jueves. Pasó más de una semana y nadie había pasado por ahí”, afirmó.

Martínez estima que 99 centavos al mes de aumento a los usuarios significan 12 dólares al año, “lo que quiere decir que va a ir aumentando esa cifra anualmente”.

“El alcalde no tuvo el coraje de aumentar lo necesario a nuestro propio departamento de recolección de basuras y ya con ese departamento se hubieran recogido todos los residuos de la ciudad. Todos quedaron fuera con la privatización. Había unos 60 o 70 empleados”, puntualizó.

“Política barata”

El alcalde Hernández se defendió en esta nueva polémica aseverando que “Martínez y García son dos perdedores que están utilizando un tema tan sensible para hacer política barata, en estos tiempos difíciles para nuestros ciudadanos”.

Dijo, además, que Hialeah ha estado “adelante” en la recolección de árboles y escombros después del paso del ciclón, “por encima de otras ciudades del Condado”. Y acotó: “Ellos dos son unos ignorantes que solo saben hablar de lo que no saben”.

En respuesta a Martínez, quien denunció también que la falta de equipos en el municipio había obligado a algunos empleados a utilizar machetes para el corte de árboles [envió un video a nuestra redacción], el edil insistió en llamar “estúpido” al exmandatario y aseguró que “nada de eso es verdad”.

“La ciudad estaba preparada para una tormenta como Irma desde hace muchos años, y teníamos los contratos con varias compañías. Una vez que pasó la tormenta, la prioridad era recoger la basura grande, y una vez se hizo ese trabajo, se procedió a normalizar las rutas como siempre se ha hecho”, indicó.

Respecto a la privatización del servicio de basura en el municipio, Hernández manifestó que el contrato fue entregado a una compañía profesional que ganó una licitación “por sus méritos”. “Aquí no se le da favores a nadie; eso era en tiempos de Raúl Martínez”.

“Yo no tengo tiempo para responder a las mentiras de Raúl Martínez, que es un muerto vivo. Si él, verdaderamente quisiera debatir conmigo, debía haber puesto su nombre en la boleta y no lo hizo porque sabía que perdería”, concluyó el alcalde.