MIAMI.- El paso de los huracanes Harvey, Irma y María nos ha hecho comprender cuán fácil es para la naturaleza destruir lo que a los humanos podría habernos costado tanto sacrificio lograr. Por ello es necesario conocer con antelación los pormenores de las pólizas de seguro y los vericuetos del proceso de reclamaciones en caso de pérdidas materiales.

1-Precaución

Ante todo, mantenga una lista de todos sus bienes en la vivienda, no sólo los equipos electrodomésticos, sino también muebles, ropa y otros valores. “Haga fotografías para documentar su inventario”, aconseja el presidente de la agencia Access Insurance, en Miami, Mario Moreno.

2-Seguro de inundación

Las pólizas regulares de seguro no incluyen cobertura alguna para atender los daños de inundación. De hecho, Moreno comentó que la mayoría de la gente desconoce la ausencia y aconseja que si vive en una zona que podría ser afectada por la entrada de mar o el bajo nivel de las calles, considere pagar el monto adicional.

3-Contraventanas

La compañía de seguro le hará un descuento a su prima anual si tiene contraventanas y protección para las puertas. “No deje de usarlas. Si la aseguradora se da cuenta que no las usó, el monto a pagar por daños podría ser reducido”, subrayó Moreno.

4-El deducible o exención de pago

El agente de seguros aconseja conocer el monto de exención, o sea la cantidad de dinero que su póliza de seguro substraerá de la suma de daños por pagar.

“Por ejemplo”, argumentó Moreno, “si el árbitro o perito evalúa las pérdidas por reparar en 20.000 dólares y el deducible son 2.500 dólares, usted recibirá 17.500 dólares.

Hay casos, muchos, en los que las roturas no sobrepasan el deducible o exención del pago y por lo tanto el asegurado no recibe compensación.

“Hay que leer el contrato y tener en cuenta lo que cubre y cuánto es lo que la compañía de seguro restaría a la suma de daños”, resaltó el agente asegurador.

5-Reclame

Cualquier daño debe ser reportado a su compañía de seguro, aun cuando piense que no es suficiente para establecer una reclamación. “Si no lo reporta, el daño podría provocar otro, como una rotura o gotera en el techo, y la aseguradora podría decirle que usted no cumplió con el contrato al dejar de hacer un reporte”, explicó Moreno.

Además, no es cierto que una reclamación le produzca un incremento en las primas a pagar el próximo año. “Las primas aumentan según la necesidad económica de las compañías de seguro, independientemente que usted haga una reclamación o no”, recalcó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario