MIAMI.- Unas horas después de que un hombre armado entrara a su antiguo centro de trabajo en las afueras de Orlando y asesinara a cinco personas, suenan las alarmas de que el trágico suceso podría haber sido evitado.

John Robert Neumann, de 45 años, un antiguo soldado del Ejército estadounidense, fue despedido en abril de la fábrica de toldos Fiamma y regresó el pasado lunes, sobre las 8 de la mañana, y mató a tiros a cinco personas, antes de quitarse la vida.

Una amiga del gerente del negocio, Robert Snyder, que figura entre los cinco asesinados, declaró al canal de televisión CBS que “el hombre fue expulsado porque peleaba con la gente y se mostraba muy agresivo”.

De hecho, Snyder “se sentía responsable por la expulsión del hombre, debido a su actitud agresiva y preocupante para la gerencia del local, por lo que sospechaba que el hombre vendría al local en busca de venganza”, añadió la amiga, Lillian Crouch.

Pero Snyder ni siquiera acudió a la Policía para alertar a las autoridades, quienes tal vez hubieran procedido con un plan que habría evitado la fatal agresión.

Robert Snyder
Gerente del negocio, Robert Snyder
Gerente del negocio, Robert Snyder

Antecedentes

Según el cuerpo policíaco del Condado Orange, donde se encuentra la ciudad de Orlando, la Policía acudió al local en junio de 2014 tras recibir una llamada de auxilio de que el problemático hombre golpeaba a un compañero de trabajo.

Sin embargo, no hubo arresto ni acusaciones luego de que los agentes del orden hablaron con ambos individuos.

Según el reporte policíaco, la persona agredida no presentaba heridas ni marcas.

Tres años después, el lunes pasado, el hombre no estaba entre los agredidos durante el tiroteo.

El aguacil condal, Jerry Demings, rápidamente aclaró que el horrible suceso no tenía vínculo visible alguno con la serie de atentados terroristas que sacude al mundo.

Según el expediente militar de Neumann, el hombre fue dado de baja con honores del Ejército estadounidense, aunque los archivos generales de antecedentes penales muestran un par de arrestos por posesión de marihuana, DUI y agresión.

Suceso

Acorde al informe preliminar de los testigos, el hombre se personó en el local con una pistola en una mano y un cuchillo en la otra, aunque ninguno de los caídos mostró evidencias de cuchilladas.

Uno de los testigos, una mujer que trabaja provisionalmente, declaró que el hombre la apunto con la pistola y le pidió que saliera, lo que parece sugerir que éste buscaba a gente que haya trabajado con él en Fiamma.

Para hacer las cosas aún más complicadas, no hay cámaras de seguridad dentro del local, sólo una afuera, en la entrada principal, donde se cree que Neuman disparó a la primera persona.

John Robert Neumann
Fotografía cedida por la oficina del sheriff del condado de Seminole, que muestra a John Robert Neumann,
Fotografía cedida por la oficina del sheriff del condado de Seminole, que muestra a John Robert Neumann,

El aguacil Demings aseguró que la Policía recibió la llamada de emergencia a las 8:03 a.m. y que en sólo dos minutos el cuerpo policíaco arribó al lugar, donde encontraron a Neumann muerto, y los cuerpos inertes de tres hombres y una mujer, además de un hombre herido, que más tarde falleció en el hospital donde era atendido.

Entre los baleados estaba Kevin Clark, un padre soltero con dos adolescentes, que luchaba por sacarlos adelante tras la muerte de la madre hace siete años.

Los hijos de Clark, Delany, una jovencita de 14 años, y Gavin, un joven de 18, están ahora en manos de la autoridad estatal que cuida a menores sin padres.

Entre los abatidos por Neumann estaba Kevin Lawson, 46 años, padre de familia, cuatro hijas y dos nietas, que comenzó a trabajar en Fiamma hace apenas tres años.

Asimismo estaba Jeffrey Roberts, 57 años, que comenzó a trabajar en el lugar el pasado mes de enero, así como Brenda Montañez-Crespo, 44 años, quien deja atrás dos hijas y una nieta.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario