MIAMI.-ALBERTO MONTALTI
amontalti@diariolasamericas.com
@montalti92

Mientras los alumnos de todos los niveles académicos del sur de la Florida regresan a las aulas para el comienzo del nuevo año escolar, una academia de estudio superior y poco común, que se especializa en programación, se prepara para comenzar el curso intensivo de nueve semanas.

Se trata de Wyncode, la primera academia de programación en instalarse en Miami, que tras abrir sus puertas hace un año, asegura tener la respuesta para quienes deseen trabajar en el creciente mercado de la programación y el emprendimiento tecnológico, sin importar su género, raza o nivel educacional.

“No nos importa si fueron a la universidad o si tenían excelentes calificaciones, estamos buscando a individuos que demuestren elementos de apetito por el éxito”, aseguró Juha Mikkola,  cofundador de Wyncode en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Sólo queremos saber qué ha hecho esa persona para superarse en su vida y queremos asegurar que van a trabajar fuertemente con nosotros para cambiar su vida”, agregó.

LEA TAMBIÉN: Los programas extraescolares marcan pauta

Ubicada en la zona de Wynwood, la academia forma parte del primer espacio de trabajo compartido de Miami. Un sistema muy popular en ciudades con grandes comunidades de emprendimiento tecnológico, como San Francisco, Nueva York, Boston y Austin, en el que las compañías comparten el mismo espacio de trabajo y, aunque operan independientemente, crean lazos profesionales que fomentan la creatividad.

En comparación con otras ciudades, el mercado tecnológico de Miami está apenas naciendo, pero según explicó Mikkola, prácticamente todas las grandes ciudades de EEUU se están convirtiendo en centros de tecnología porque la mayoría de las empresas mayores necesitan adaptarse a las exigencias del mundo moderno.

“El mejor ejemplo es Watsco”, dijo Mikkola, en referencia a la empresa de distribución de aires acondicionados más grande del país, cuya sede principal se encuentra en  Miami. “Recientemente se dieron cuenta que necesitan tener un equipo de programadores que genere software para sus operaciones internas y que cree herramientas que puedan ser usadas por otras empresas”.

Diversidad

La diversidad demográfica en el mundo de la informática siempre ha sido escasa. Por ejemplo, un reporte publicado por Google en el 2014 señaló que el 61% de sus empleados son blancos, mientras que el 30% son asiáticos, el 3% hispano y el 2% afroamericano.

A pesar de los altos números de representación de grupos minoritarios (especialmente hispanos) en la ciudad de Miami, al igual que en el resto del país, la diversidad racial en el mercado tecnológico de la localidad “sigue siendo muy baja”, dijó Mikkola.

LEA TAMBIÉN: La ciudad de Aventura ya tiene biblioteca

“Yo creo que la falta de representación de la comunidad hispana en este mercado es por falta de modelos a seguir”, indicó.

“Cuando mucha gente piensa en el estereotipo del programador probablemente piensa en Mark Zuckerberg (creador de Facebook). Entonces, piensan en un joven blanco de San Francisco que usa un suéter con capucha y toma bebidas energéticas. Nuestro reto es cambiar esa imagen”.

Es por esto que junto a la Knight Fundation, Wyncode ha emprendido un proyecto de becas de 10.000 dólares (el costo completo del programa) para dos alumnos por cada curso que no dispongan de los medios para económicos necesarios, haciendo énfasis en grupos minoritarios.

Eduación para un mercado atractivo

Según aseguró Mikkola, de los 119 alumnos que se han graduado de Wyncode, el 92% consiguió trabajo en menos de tres meses para ganar entre 45.000 y 75.000 dólares al año; aunque algunos de ellos ni siquiera habían estudiado una carrera universitaria antes.

“No existe otra carrera en la que puedas empezar de cero y ganar tanto dinero tan rápido”, indicó.

LEA TAMBIÉN: Miami Dade College inaugura complejo de animación y videojuegos

La cofundadora de Wyncode, Johanna Mikkola, también explicó que en este momento hay 500.00 trabajos de computación disponibles en el país y que se proyecta que para el año 2020 ese número crezca a 1,4 millones.

Sin embargo, hoy sólo hay 400.000 candidatos disponibles, lo que significa un déficit de 100.000 trabajadores en el campo de la programación.

Es debido a estas proyecciones que los Mikkola aseguran que academias como la suya son ideales para impulsar a cualquier persona que no se sienta a gusto con su profesión actual o que tenga interés en el campo de la computación.

“La gente quiere emprender una carrera en la que puedan ser creativos para crear algo por su cuenta, pero también quieren ganar dinero. Este es el mejor momento para hacerlo por la alta demanda”, explicó la señora Mikkola.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo en que se elimine la política de "pies secos, pies mojados" que favorece a los cubanos?

Las Más Leídas