MIAMI.-Los líderes de la Asamblea de la Resistencia Cubana y el exilio cubano, confirmaron la intensión unificada de mantener la presión en pro de la libertad de Cuba, y para tal fin han organizado una concentración masiva por la libertad y la democracia, miércoles 30 de noviembre, a las 5 pm, frente al monumento de Bahía de Cochinos, en la intersección de la avenida 13 y la calle 8 del SW, en La Pequeña Habana.

La rueda de prensa comenzó, como es tradición en la sede de la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, haciendo un minuto de silencio por todos aquellos que han dado su vida por la libertad de Cuba, los cientos de miles de presos políticos y los desaparecidos. De inmediato, Humberto Díaz-Argüelles, presidente de la Brigada 2506 confirmó que el encuentro tenía como objetivo hacer pública la acción organizada por la Asamblea de la Resistencia Cubana y el exilio cubano tras la muerte de Fidel Castro.

“Murió Fidel, pero no como yo quería que muriera. Quisiera haberlo visto salir del gobierno, en una de las mazmorras donde nos retuvo a muchos de nosotros, comiéndolo mismo que nos dieran de comer, durmiendo como nos tocó dormir, para que luego al ser llevando ante un tribunal, recibiera del juez como sentencia el paredón”, dijo Díaz-Argüelles.

El presidente de la Brigada 2506, dijo sentirse orgulloso de la respuesta que ha tenido el exilio cubano tras el anuncio de la muerte “del tirano”, especialmente de la gente joven y del compromiso de exigir la libertad y la democracia para el pueblo cubano.

“Este es un momento histórico y hay que mantener la presión”, declaró Humberto Díaz-Argüelles, quien se tomó unos minutos para agradecer la actitud del presidente electo, Donald Trump, y sus palabras de respeto y apoyo hacia el pueblo cubano, insistiendo en que “ha llegado el momento de unir esfuerzos por el futuro de Cuba”.

Presidieron esta convocatoria, en la que participó un nutrido grupo de organizaciones de cubanos en el exilio, Jose Luis Fernandez, presidente del Presidio Político Histórico Cubano – Casa del Preso; Humberto Díaz-Argüelles, presidente de la Brigada 2506; Sylvia Iriondo, de Madres y Mujeres Anti-Represión por Cuba; Horacio García, del Consejo por la Libertad de Cuba y Orlando Gutierrez, del Directorio Democrático Cubano; así como una representación de las Damas de Blanco liderada por María Elena Alpizar Ariosa.

“Le sobreviví”

La primera en tomar la palabra tras la intervención de Humberto Díaz-Argüelles, fue la representante de las Damas de Blanco, María Elena Alpizar Ariosa, quien dijo que en lo personal, sintió un enorme regocijo tras recibir la noticia de la Muerte de Fidel Castro. “Recuerdo que lo primero que dije fue: le sobreviví”.

María Elena Alpizar Ariosa

Manifestó que ciertamente como cristianos no se puede celebrar la muerte de una persona, pero que en este caso, hay que tener presente, que quien murió “era un monstruo”. Para María Elena Alpizar la desaparición física de Fidel Castro no es el fin de la dictadura en Cuba, pero sí el fin de una era, de más de cincuenta años de acoso y represión.

Afirma que las cosas ahora van a cambiar porque “los cubanos de a pie que quedan son fidelistas, y no quieren a Raúl Castro, así que al morir el ídolo de barro, a lo que se suma todas las necesidades y carencias que se viven, pasando por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, veremos cómo cambian las cosas”.

El exilio cubano vive

Por su parte, Sylvia Iriondo, del Movimiento Madres y Mujeres Anti-Represión por Cuba, manifestó su orgullo por la actuación del exilio cubano, un exilio que afirmó está compuesto por “viejos y jóvenes, hombres y mujeres, negros y blancos, unidos por un mismo ideal”.

Para Iriondo este exilió ha sido un puntal firme en contra de la dictadura cubana, enfatizando que a pesar de lo que han dicho las encuestas no es “un exilio muerto, sino que está vivo”.

Sylvia Iriondo

“Este exilio cubano vive y reitera su compromiso y solidaridad con la gente que está en Cuba, con el pueblo cubano, en la lucha por la libertad y la democracia”, señaló levantando fuertes aplausos en una audiencia llena de líderes de distintas organizaciones y representantes de la presa local, nacional e internacional.

Prohibido olvidar

El cierre estuvo a cargo de Jose Luis Fernandez, presidente del Presidio Político Histórico Cubano – Casa del Preso, quien afirmó que “la muerte del tirano” se ha convertido en un hecho muy significativa para Cuba, para el exilio y para la organización que lidera.

“Su muerte deja un legado de horror, y la historia se encargará de juzgarlo”, pero esta es una oportunidad para que todos, incluyendo al Presidio Político Histórico Cubano – Casa del Preso, nos sumemos a toda iniciativa que promueva la democracia y la libertad en Cuba.

Para Fernandez el que murió no es ser humano “sino un monstruo que convirtió una pequeña isla en una cárcel”, insistiendo en que sin odio, pero con justicia, hay que asumir lo que ha pasado, diciendo no más exilio, no más represión, y no más exclusión. “Prohibido olvidar”, afirmó al cerrar su intervención.

Rueda de prensa de la Asamblea de la Resistencia Cubana

La Asamblea de la Resistencia Cubana espera que esta convocatoria masiva sirva mantener la presión y la movilización por la libertad y democracia en Cuba, porque aunque “el tirano” ha muerto, la tiranía permanece. La concentración evocará además la memoria de los mártires, prisioneros políticos y víctimas de la dictadura.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas