jflores@diariolasamericas.com

MIAMI.- Arturo Estopiñán, exjefe de despacho de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, coautora del proyecto de Ley Nicaraguan Investment Conditionality Act, mejor conocida por Nica Act, fue contratado por la firma CEO Advisors, con sede en Miami, para convencer a los miembros del Congreso sobre la necesidad de “suavizar” el lenguaje y modificar la medida legislativa que promueve su exjefa.

El proyecto de ley, que es también patrocinado por el representante demócrata Albio Sires, de New Jersey, y tiene el respaldo de otros 23 congresistas, tiene el propósito de condicionar los préstamos de dinero al Gobierno que preside Daniel Ortega al respeto de los derechos humanos y las libertades en el país centroamericano, excepto cuando se trate de razones humanitarias.

La primera versión de la Nica Act fue aprobada por la Cámara de Representantes en septiembre del 2016, pero no logró ser discutida en el Senado antes de concluir el período legislativo 2016.

La nueva versión es más amplia y establece más condiciones que debe cumplir el Gobierno de Nicaragua para obtener el voto de Estados Unidos en la aprobación de créditos en los organismos bancarios internacionales. Esas condicionantes incluyen combatir y procesar a los funcionarios corruptos del Gobierno de Ortega, respeto a los derechos humanos, cambios sustanciales y creíbles en el restablecimiento de la democracia, elecciones libres, justas y transparentes, así como medidas y soluciones contra la corrupción.

Antecedentes

En enero de 2017, la firma The Estopiñán Group fue contratada para procurar apoyo entre los miembros del Congreso para “considerar las repercusiones negativas a la economía de Nicaragua por la manera en que está redactada la Nica Act, además de buscar vías para modificar el proyecto de ley”, expresa el documento de registración de clientes, que como cabildero Estopiñán debe reportar.

La propuesta de ley pretende evitar que el dinero de los contribuyentes estadounidenses sea utilizado para fortalecer el régimen político en Nicaragua, que, según sus críticos, es manipulado tras la modificación de las leyes electorales, la Constitución y la reelección de Ortega, quien junto a su esposa, Rosario Murillo, elegida vicepresidenta, lleva las riendas del país.

Estopiñán trabajó durante 27 años en el Congreso y gran parte de ese tiempo, hasta junio de 2016, fungió como jefe de despacho de la congresista Ros-Lehtinen.

Al ser Estopiñán consultado por DIARIO LAS AMÉRICAS sobre el tema, el exjefe de despacho leyó una declaración en inglés en la que expresa que el proceso democrático en Nicaragua requiere “más atención”, debido a los efectos negativos que ocasionaría la ley Nica Act (una vez aprobada) porque, a su juicio, no es el vehículo apropiado ni la dirección correcta para afrontar los problemas del país centroamericano.

De acuerdo con Estopiñán, el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, está trabajando diligentemente y ha llevado a la mesa de negociación al presidente Ortega para mejorar las condiciones del próximo proceso electoral. “Él [Ortega] está logrando progresos”, aseguró.

No obstante, Estopiñán agregó que Almagro necesita tiempo para lograr que haya elecciones transparentes en Nicaragua y que, de ser aprobada la ley, afectaría a miles de nicaragüenses que residen en el sur de la Florida, pero declinó explicar cómo.

“El proceso transparente y las garantías constitucionales de los nicaragüenses son de suma importancia. Las consecuencias negativas del Nica Act serían dolorosas para los nicaragüensesamericanos”, afirmó.

Sobre si considera ético trabajar en contra de un proyecto de ley que es presentado por la legisladora para quien trabajó casi 30 años, Estopiñán argumentó: “Vivimos en un país de democracia. Se necesita un proceso transparente y democrático en Nicaragua, Sin dudas, el objetivo es tratar de ponerle una enmienda al proyecto de ley para que no perjudique a los nicaragüenseamericanos en la economía frágil de Nicaragua. En nuestras familias hay desacuerdos sobre cómo proceder, de una manera u otra, pero seguimos siendo familia”.

Entretanto, la congresista Ros-Lehtinen opinó: "Prefiero no hablar de las personas que están en favor o en contra [de propuestas de ley] haciendo cabildeo. Cada persona puede hacer de su vida lo que desee hacer y prefiero no entrar en personalizar [asuntos particulares]".

En vilo

Mientras tanto, el proyecto de ley Nica Act mantiene en vilo a Ortega y sus aliados de la empresa privada nicaragüense, quienes han contratado firmas para cabildear y evitar que Estados Unidos, el principal socio comercial de Nicaragua, frene la obtención de préstamos que usualmente son otorgados por instituciones financieras internacionales.

De hecho, según el registro de cabilderos en Washington, el Gobierno de Ortega contrató a la firma estadounidense Gephardt Group por 420.000 dólares para detener la aprobación de la propuesta legislativa.

Byron Jerez, quien fue director de Ingresos durante el Gobierno del presidente nicaragüense Arnoldo Alemán y absuelto en 13 juicios en los que era acusado de corrupción, propuso crear una comisión para cabildear en Washington y mostrar, según él, “una versión distinta” sobre el país centroamericano, que a su juicio impulsan “los malos hijos de Nicaragua”.

Pero Jerez, que es hoy diputado a la Asamblea Nacional y un supuesto aliado de Ortega, no ha sido recibido por legisladores en Washington.

Las presiones

Hay empresarios de origen nicaragüense, como Roberto Argüello, propietario de la firma CEO Advisors, que consideró “nefasta” la propuesta de ley para el comercio con Nicaragua.

Arguello habló en nombre de la diáspora nicaragüense y dijo que “hay 250.000 nicaragüenses en el condado Miami-Dade y todos ellos votan y tienen de alguna manera inversiones en Nicaragua. La ley es nefasta como está escrita. Hay que cambiar lo que afecta a la mayoría del pueblo”.

Sin embargo, reconoció que no tiene claro lo que plantea la propuesta de ley. “Estamos estudiando el caso”, comentó.

A juicio de Argüello, hacer gestiones para que haya cambios en la Nica Act no es una manera de respaldar al régimen de Ortega y restaurar el proceso democrático en Nicaragua -explicó-depende de los nicaragüenses.

“No hay que dejarse llevar por emociones, hay que ser ‘cerebral’ [inteligente]. Hay demasiadas cosas andando para destruir un país. Yo soy de extrema derecha, pero tampoco soy tonto. Hay que ser realista y no voy a ir a perjudicar a miles de personas que necesitan que Nicaragua progrese”, manifestó.

El empresario negó que su firma CEO Advisors represente al Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), aliados del presidente Ortega, y aseguró que son ciudadanos nicaragüenseamericanos interesados en modificar la Nica Act, que son financiados por ellos mismos.

“Tengo mi plata y no necesito de nadie”, resaltó.

Sin embargo, hay documentos que indican que Estopiñán recibió tres pagos de 40.000 dólares durante el primer trimestre del año, aparentemente relacionados con el cabildeo contra la Nica Act.

Reflexión

El abogado cubanoamericano Jason Poblete, experto en relaciones internacionales, afirmó que cualquier iniciativa que trate de bloquear la propuesta de ley Nica Act es ayudar al régimen sandinista.

“Nica Act está enfocada en la corrupción del Gobierno de Ortega, no tiene nada que ver con el exilio, no tiene nada que ver con la diáspora nicaragüense, así es que decir eso es ser completamente ignorante”, sostuvo.

Poblete sostuvo que la solución para evitar la Nica Act es la creación de condiciones democráticas por parte de Ortega.

“Ortega puede cambiar empezando mañana mismo, [los legisladores] no tienen ninguna necesidad de implementar esta ley, que es muy limitada. La próxima fase serían sanciones, y eso sería algo más serio”, acotó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas