MIAMI.- Roberto Fernández comenzó su jornada este 8 de septiembre cargando en Port Everglades, Broward, unos ocho mil galones, y encaminando luego su camión cisterna a Coral Way y la Avenida 88 para repartir como golosina buena parte de su gasolina.

Enseguida el sitio fue un oasis en medio de tantas gasolineras desiertas, y en fila india se formaron decenas de conductores llevando sus “animales” a abrevarse hasta saciar la sed de tantos días.

Otros establecimientos en derredor continuaban exhibiendo sus carteles en cero o atando sus expendedoras con cintas amarillas, como aviso de una epidemia de escasez a bordo.

conductores.JPG
<p>Conductores llenando tanques y asegurando sus reservas.</p><p></p>

Conductores llenando tanques y asegurando sus reservas.

En la madrugada de este viernes el precio no fue problema. A gusto se pagaban $2.79 el galón o incluso 10 centavos más. El asunto era tener por fin con qué moverse para seguir consiguiendo víveres, poner a buen resguardo de Irma a la tropa de casa, y también “guardar pan para mayo”.

Después de descargar tres mil galones de gasolina regular y un millar de la especial, el señor Fernández emprendió rumbo a otros lugares del gran Miami, brindando desde lo anónimo de su trabajo suficiente alivio a tanta angustia.

gasolineras.JPG
<p>Gasolinera con sus carteles de precios en cero, aún en la madrugada de este viernes 8 de septiembre.</p><p></p><p></p>

Gasolinera con sus carteles de precios en cero, aún en la madrugada de este viernes 8 de septiembre.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo califica la actuación de las autoridades del sur de Florida en la atención de la emergencia ocasionada por Irma?

Eficiente
Buena
Regular
Pésima
ver resultados

Las Más Leídas