MIAMI.- El huracán Irma que arribó a Florida la mañana del domingo siendo categoría 4, y continuó su paso hacia el norte, ha dejado al menos 10 víctimas en su recorrido: seis en Florida, tres en Georgia y uno en Carolina del Sur, reseñó la agencia de noticias Efe.

Una de las víctimas en Florida es Julie Bridges, una agente de la Oficina del Alguacil del Condado Hardee, que falleció en un accidente de tráfico el domingo, y en el que murió el conductor del otro vehículo, Joseph Ossman, un oficial de una correccional.

Otras dos personas perdieron la vida en los Cayos de Florida, que registró una subida del nivel del mar de hasta 10 pies (3 metros), y los otros dos fallecidos reportados hasta el momento son residentes de los condados Miami-Dade y Orange.

En Georgia, tres personas fallecieron, dos de ellas debido a la caída de sendos árboles sobre una vivienda y un vehículo, y en Carolina del Sur un hombre que cortaba un árbol dañado por Irma falleció cuando una rama cayó sobre él.

Las diez muertes en Estados Unidos engrosan la lista de fatalidades que suma Irma, que tras su paso por las Antillas y el Caribe, incluida Cuba que ha registrado 10 muertos, para un total de 37 fallecidos por causa de este potente huracán.

Oscuridad y desastre

El ciclón, actualmente una tormenta tropical con dirección norte, descargó grandes cantidades de agua y generó una peligrosa marejada ciclónica que inundó varias ciudades del estado.

El panorama de calles anegadas y vías bloqueadas por árboles caídos se ha repetido en muchos centros urbanos del estado, algunos de ellos bajo toques de queda nocturnos con el fin de que los trabajadores municipales puedan limpiar los escombros y reponer los tendidos eléctricos.

De acuerdo a la Oficina de Gestión de Emergencia estatal, más de 6,7 millones de clientes de las principales proveedoras de energía en Florida se encuentran sin suministro a causa de la ola destructiva de Irma, que antes de llegar a Estados Unidos alcanzó a tener categoría 5 (la máxima de la escala Saffir Simpson) y un tamaño mayor al de la península de Florida.

Los Cayos, un conjunto de islas e islotes en el extremo sur del estado y que recibieron el impacto de vientos máximos sostenidos de 130 millas por hora (210 km/h), ha sido sin duda una de las áreas más afectadas.

Pero los efectos de Irma, que se acercó a Florida por su costa suroriental, se sintieron a ambos lados de la península.

Varias localidades costeras del sureste despertaron este lunes entre un mar de ramas y árboles caídos, embarcaciones salidas y acumulaciones de aguas en sus calles, mientras que las autoridades de los condados Broward y Miami-Dade han suspendido las clases hasta nuevo aviso.

La alcaldesa del Condado Broward, Barbara Sharief, señaló que al menos unas 2.000 personas se mantenían este lunes aun en los refugios, debido a la falta de energía o por las inundaciones que les impiden volver a casa, según recoge la cadena ABC News.

La carretera que conecta los Cayos con el territorio continental se mantendrá cerrada hasta nuevo aviso con el fin de limpiar los escombros y postes de luz, según dio a conocer hoy la Patrulla de Carreteras.

Miami, por su parte, que el domingo recibió vientos de cerca de 90 millas por hora (145 kilómetros por hora), brega aun por reponer servicios básicos como energía y comunicaciones, aunque algunos comercios de a pocos empiezan a abrir sus puertas.

El paso de Irma por el suroeste de Florida abarcó la ciudad costera de Naples, donde se registraron rachas de viento de hasta 142 millas por hora (unos 230 km/h) y se produjeron acumulaciones de agua de hasta 12 pulgadas (30 centímetros).

El Servicio Nacional de Meteorología reportó que en Jacksonville se registró incremento del mar por la marejada ciclónica superior al que ocasionó en 1964 el huracán Dora, a la vez que su alcalde, Charlie Latham, ha señalado que al menos el 90 por ciento de su población se halla sin luz.

En Tampa, de acuerdo a su alcalde, Bob Buckhorn, se han registrados daños en las viviendas e inundaciones, pero la ciudad logró "esquivar" el impacto de Irma y han sobrevivido "bastante bien", extendiendo así su periodo de más de 90 años sin sufrir los efectos catastróficos de un huracán.

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU., se espera que Irma se degrade a depresión tropical el martes.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario