sotalora@diariolasamericas.com
@sergiootalora

MIAMI.- El alcalde de Tallahassee, Andrew Gillum, regresó a la pelea por la nominación del Partido Demócrata como candidato oficial a la gobernación de Florida.

Su candidatura estaba en suspenso por una investigación, iniciada hace seis meses, por supuestamente haber utilizado un programa de software (NGP Van) que es utilizado por el Partido Demócrata para enviar, a través de internet, propaganda política.

Supuestamente el edil habría utilizado ese programa, adquirido con dineros oficiales, para distribuir contenido político relacionado con su campaña a la gobernación.

Pero un jurado de instrucción, de la corte del circuito del Condado Leon, determinó que cuando Gillum salió electo alcalde siguió utilizando ese software con el dinero sobrante de su campaña hasta cuando agotó todos esos recursos. Desde ese momento, no siguió haciendo uso del software.

“Las comunicaciones de la alcaldía fueron delegadas a su esquipo. El único que tenía la clave para acceder al programa era el jefe de gabinete [del alcalde] Dustin Daniels”, estableció la investigación legal.

De acuerdo con el jurado, fue Daniels el que siguió utilizando el programa pagado con dineros del gobierno de Tallahassee, desde enero de 2016 hasta enero de 2017, por un valor de $4.965,70.

Daniels envió 106 emails casi todos relacionados con la campaña demócrata de Gillum, es decir, clasificaban como propaganda política.

En un mensaje que subió en su cuenta en Facebook, la máxima autoridad del municipio -de regreso a su batalla por la candidatura a la gobernación del Estado del Sol- no sólo anunció que había sido exonerado por la justicia, sino que “tendremos que hacer una campaña y ganar de la manera más dura: confiando en los aportes de la gente común y corriente”.

Aprovechó el mensaje en la red social para recordar sus orígenes. Se crió en el sur de la Florida, en una familia en la que su madre fue conductora de autobuses escolares y su padre trabajó como obrero de la construcción.

Situación financiera

La batalla por la gobernación apenas comienza. En el campo demócrata habría por lo menos tres precandidatos: la excongresista Gwen Graham; el abogado y financiador del referendo a favor de la marihuana medicinal John Morgan; el alcalde de Miami Beach, Philip Levine, y el magnate de la propiedad inmobiliaria, Chris King.

Por el lado de los republicanos, estarían compitiendo por la nominación el actual director del Departamento de Agricultura y protección al consumidor, Adam Putnam, y el representante estatal Jack Latvala.

Por el momento el que más dinero ha recogido, sin siquiera haber anunciado de manera oficial su candidatura, es Levine. De acuerdo con POLITICO, el alcalde tiene a su disposición 2.6 millones de dólares.

Graham tiene en sus arcas de campaña 350 millones de dólares, entre donaciones directas a su campaña y dinero de su comité de acción política. Mientras tanto, Gillum es el que tiene menores recursos para su campaña: 60.000 dólares.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario