Miami.- Este miércoles, más de 30 líderes religiosos firmaron una carta en la que expresan su “desconcierto” por la decisión del alcalde del Condado Miami-Dade, Carlos Giménez, de derogar una resolución que tomó la comisión condal en 2013, en la que sólo se detenían, por 48 horas o más, a personas sentenciadas por graves delitos o acusadas de transgresiones a la ley que no permitían fianza.

El costo por el tiempo extra en el que era retenida una persona, según esa resolución, debía ser pagado por el Gobierno federal.

Los líderes religiosos, en la comunicación que entregaron en el Centro de Gobierno Stephen Clarck, pidieron a la Comisión del Condado que mantenga la resolución original, con el propósito de “salvaguardar a nuestras familias y vecindarios”, y que continúe su apoyo firme a la decisión que tomó hace cuatro años para proteger a los residentes de Miami-Dade de los “efectos perjudiciales de las retenciones de la agencia de inmigración y aduanas” (ICE, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la misiva, muchos de los indocumentados que podrían verse afectados por la decisión del alcalde, “huyeron de la violencia y la extrema pobreza. Para ellos, [dicha decisión] es un asunto de vida o muerte”.

En respuesta a la acción ejecutiva de Giménez, las comunidades inmigrantes han expresado su preocupación y miedo. Los líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes, en todo el condado de Miami-Dade, están impactados por los temores expresados por la comunidad inmigrante dentro de sus congregaciones.

"Es un imperativo moral proteger a los miembros inmigrantes de nuestra comunidad y sus familias, particularmente en el sur de la Florida, una región que alberga a la quinta comunidad indocumentada más grande de Estados Unidos", dijo el archidiácono Jean Fritz Bazin de la Diócesis Episcopal del Sureste de Florida. "La diversidad de nuestra comunidad es una bendición que está en el centro de nuestra identidad colectiva como residentes de Miami-Dade", enfatizó.

Los líderes religiosos también puntualizaron en su carta que “como Comisión, ustedes escucharon con cuidado los argumentos financieros, prácticos y morales de por qué Miami-Dade no se debía envolver en una política de absoluta complacencia con las retenciones de ICE. […]No es más aceptable hoy, que en 2013, destruir los puentes entre la gente a nombre de la seguridad de la comunidad”.

Esperan que la Comisión del condado preste atención a las preocupaciones de cientos de miles de personas en toda la comunidad que esperan que sus funcionarios electos demuestren liderazgo basado en principios y compasión.

Quienes suscribieron la carta y los seguidores de las diferentes religiones e iglesias, estarán presentes el 17 de febrero para testificar durante la audiencia especial de inmigración del Condado.

Los firmantes de la carta:

Dr. J.Fritz Bazin; Randolph P.McGrorty; rabino Solomon Schiff; rabino Alan E. Litwak; reverenda Priscilla Felisky Whitehead; reverendo Steven M.Rosczewski; imam Bilal Karakiva; reverenda Martha M. Shiverick; Eduardo Diaz; reverendo Frank J.Corbishley; Obispo Chuck Leigh; Valerie Jonas; reverenda Diane Shoaf; rabino Moshe Thomas ; Dr. Laurinda Hafner; reverendo Steven Hudder; Roberta Shevin; reverenda Willie Allen-Faiella; rabina Gayle Pomerantz; reverenda Jo-Ann Murphy; reverendo José Manuel Capella-Pratts; Lorenzo Canizares; rabino Frederick L. Klein; reverenda Corinna Olson; reverendo Andreas M.Thode; reverendo Mark Sims; reverenda Megan Smith; ministra asociada Jeanette Smith; Tom Comerford; Kathy Hersh; reverenda Janet Horman; reverendo Harold Thompson; diacona Allison A. Anderson; reverendo Toni Saul.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos ayudan a solucionar la crisis en Venezuela?

Las Más Leídas