dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- La derogación de la orden ejecutiva conocida como DACA, que permite un alivio migratorio para quienes fueron traídos al país durante la infancia, provocó reacciones adversas en el estado de la Florida, donde unos 103.000 jóvenes son elegibles para acogerse a los beneficios de esa normativa.

Desde Miami-Dade, donde residen unos 23.000 “dreamers”, y también, desde otros puntos de la geografía floridana, varias voces se alzaron ante la decisión del presidente Donald Trump, anunciada este martes.

Una de las posturas más radicales es la que sostiene la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, legisladora por el distrito 27 del sur de la Florida, quien ante la eliminación instó al Congreso a que trabaje inmediatamente para pasar una ley que proteja a los “dreamers”.

El estado de la Florida tiene el cuarto mayor número de personas elegibles para obtener los privilegios migratorios DACA, detrás de California, Texas y Nueva York, al tiempo que Miami tiene la mayor concentración de receptores del estado, con cifras que son variables.

Las estadísticas oficiales muestran que entre los beneficiarios de DACA en el estado del Sol, 35.000 personas emigraron de México, 10.000 de Guatemala, 8.000 de Colombia y 6.000 de Honduras y Venezuela.

Ros-Lehtinen dijo también, “tenemos que proteger a estos jóvenes de nuestras comunidades que no conocen otro país; ellos aman a los EEUU” y agregó, “deportar a los dreamers al terminar DACA dañará a nuestra comunidad en el sur de la Florida, [y por ello] el Congreso debe actuar para proteger a nuestros jóvenes de la deportación”.

Adicionalmente, Florida tiene un 60% de la población venezolana elegible para DACA, con unos 10.000 jóvenes que califican en esa categoría. Asimismo hay que tener en cuenta que los jóvenes cubanos no se incluyen en estas cifras, porque bajo el amparo de la Ley de Ajuste Cubano, al año y un día de residir en EEUU, califican para la residencia permanente.

La representante republicana se preguntó “¿por qué deportar a 800.00 jóvenes de un país que conocen y aman?”, y acto seguido aseveró que si el programa de alivio migratorio llegara a caerse, “el sur de la Florida estaría entre los más heridos por un acto tan terrible”.

Añadió que seguirá trabajando con sus colegas del Congreso para lograr una medida en los 6 meses siguientes que beneficie a la masa de jóvenes “soñadores”, y criticó al presidente Trump por hablar de su “gran corazón” y después darles un “portazo” a esas personas.

Otras voces de rechazo

Asimismo, el representante federal, Carlos Curbelo, un republicano que ha luchado para ayudar a los jóvenes indocumentados, dijo que “este es un recordatorio de por qué DACA no es suficiente y el Congreso debe tomar medidas para proporcionar una solución justa y permanente para los soñadores.

Curbelo se refirió a una legislación de su autoría, llamada la Ley de Reconocimiento de los Niños de América (RAC, por sus siglas en inglés), que proporcionaría un estado legal permanente a través del servicio militar, la autorización de trabajo o la educación superior, y daría tranquilidad a miles de “dreamers” en el país.

“Insto a todos mis colegas que quieran ayudar a estos jóvenes y promover una política de inmigración responsable para unirse a nosotros y que sean copatrocinadores de la ley RAC. Los políticos necesitan dejar de usar a estos jóvenes, cuyas vidas y futuros están en juego como peones en el proceso político”, sentenció el congresista por el distrito 26.

Entretanto, el superintendente de Escuelas Públicas del Condado de Miami-Dade, Alberto Carvalho, dijo en una reunión efectuada en Miami Dade College que “estos jóvenes están siendo educados en nuestras escuelas, colegios y universidades”.

“No podemos permitir que retrocedan en un rincón oscuro, temerosos de lo que el mundo les traerá”, dijo en un torno enérgico.

Agregó que los receptores de DACA son “los hijos de nuestra comunidad” y “americanos en todos los sentidos”, excepto por el hecho de que no nacieron aquí.

“DACA ha sido transformador”

A los comentarios en contra de la posible derogación del programa DACA se unió la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz, cuyo enfoque apunta hacia lo nefasto que sería para la economía de la Florida la eliminación de la iniciativa promulgada por el expresidente Barack Obama, en el año 2012.

Para la representante federal, la puesta en práctica de DACA ha sido “transformadora” para las vidas de los jóvenes que no conocen a ningún otro país diferente a los Estados Unidos, y representan un aporte económico tanto en Florida como en otras partes de la nación.

Y acotó: “Los Estados Unidos ya han invertido sustancialmente en estos jóvenes inmigrantes. Según Wasserman Schultz, informes recientes muestran que terminar el programa quitaría por lo menos $460.3 mil millones del Producto Interno Bruto (PIB) de los EEUU y 27.000 millones de la Florida.

Por su parte, el gobernador de Florida Rick Scott analizó de forma crítica la forma en el que el presidente Obama abordó el asunto de los dreamers con una orden ejecutiva.

“Debió haberlo hecho en conjunción con el Congreso, que es la manera cómo hacemos las leyes en nuestra democracia”, apuntó. Sin embargo, reconoció que “este asunto debe ser abordado. Yo no estoy a favor de castigar a los hijos por las acciones de sus padres”, apuntó Scott.

“A estos jóvenes debe permitírseles perseguir su sueño americano, y el Congreso debe actuar en ese sentido inmediatamente. A mí me estimula la aproximación que frente a este asunto vienen haciendo el Congresista Carlos Curbelo y el Senador Thom Tillis, quienes están trabajando para resolver este problema”, dijo.

Miami Dade College, la institución universitaria más grande de Estados Unidos y donde estudian muchos de los jóvenes beneficiados con DACA también reaccionó ante la derogación diferida de esta orden ejecutiva.

“Es verdaderamente un día triste y preocupante en la historia de nuestra gran nación. La eliminación del programa Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) equivale a echar hacia atrás el reloj del progreso y los éxitos de justicia social en los Estados Unidos”, define el comunicado emitido por Miami-Dade College.

“Estos dreamers están entre los más perseverantes estudiantes de colleges y universidades en todo el país. Fueron traídos por sus padres en edades tempranas, sin que se les pueda culpar de tal hecho, y los Estados Unidos es la única nación que identifican como su hogar. Han sido educados en nuestro sistema de escuelas públicas mediante una inversión significativa. Son tan americanos como el que más, excepto en el papel, con los mismas esperanzas y sueños. Quieren educarse, trabajar duro y contribuir con su país, que es el nuestro. Es un error terrible no aprovechar el potencial y el talento increíble de los dreamers, quienes representan el futuro de nuestra nación.

“Instamos al Congreso para que encuentre un camino bipartidista que permita aprobar la legislación necesaria que beneficie a los “dreamers” y a nuestra nación”, concluye el comunicado.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario