MIAMI.- La 33ra. Feria del Libro de Miami llega a su recta final este fin de semana, con una extensa agenda de actividades y el esperado mercado callejero, en torno a Miami Dade College (MDC), en el centro de Miami, que refleja la magnitud de la cita literaria y el impacto socioeconómico que produce en la ciudad.

“Se trata de un esfuerzo mancomunado, de muchas personas empeñadas en que nuestra comunidad brille por sus valores culturales, en definitiva, los que perduran y dejan una marca indeleble en la historia”, manifestó Eduardo Padrón, presidente de MDC, que organiza la celebración cada año.

De hecho, los reportes apuntan hacia el éxito de una feria que comenzó el pasado domingo 13 y tuvo por apertura la alocución del periodista mexicano Jorge Ramos y la presentación de su más reciente libro, Sin miedo: Lecciones de rebeldes, en medio de un entorno cuán diferente al que se esperaba antes de las elecciones del 8 de noviembre.

“Muchos esperábamos ansiosamente las palabras de Ramos, luego de su cobertura durante la campaña electoral presidencial. Fue emotivo y convincente”, comentó Gloria Menéndez, vecina de Miami, que acudió a la inauguración del Programa de Autores Iberoamericanos el pasado domingo.

Sobre la afluencia de público a las múltiples presentaciones de libros y charlas de autores, la coordinadora del programa en español de la Feria del Libro, Mariela Gal, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS: “Hemos tenido una asistencia sostenida de público, salvo el martes en la tarde que llovió, pero en general ha estado muy bien. Unos vienen en la tarde y se quedan para la sesión en la noche. Esa ha sido la idea, que vengan y disfruten de unas horas de buena literatura”.

Impacto local

Además del rendimiento cultural que las ferias del libro suponen, a pesar del auge de los medios digitales y las redes sociales que compiten con la lectura tradicional, hay un efecto socioeconómico a tener en cuenta.

“Es una gran fiesta pública que tiene lugar en el centro de Miami, que es una zona que han revitalizado muchísimo en los últimos años. Ahora hay más restaurantes y cafeterías que se benefician de la afluencia de público. Además, es un buen momento para los negocios de la zona darse a conocer”, agregó la coordinadora del programa en español de la Feria del Libro.

Por ejemplo, el centro comercial Bayside experimenta una afluencia mayor de clientes, así como los locales comerciales de la zona, adonde acuden los amantes de las letras y la lectura.

“Estos días hemos tenido más clientes y más propina”, comentó Marissa entre risas, empleada del restaurante y bar 180 Degrees, ubicado frente a College North Station, del Metromover.

Luego añadió: “Aquí vienen a conversar sobre los libros que compraron o lo que escucharon en las conferencias”, mientras las cervezas van y vienen.

Mientras tanto, la Policía de Miami y el cuerpo de seguridad del recinto académico apuestan por la contante vigilancia para mantener el orden público.

“No he visto ningún incidente. Es más, no he visto ningún incidente en los más de 20 años que he venido a la feria”, aseguró Rey Gutiérrez, vecino de Hialeah, que viaja en el Metrorail, desde la estación Okeechobee.

Fin de semana

La directiva ferial espera unos 500.000 visitantes durante los tres días de la feria callejera, viernes, sábado y domingo.

De los más de 200 kioscos de ventas de libro, que caracterizan el mercado callejero, cerca de 20 han sido reservados para las publicaciones en español, lo cual representa una cifra insuficiente, si tenemos en cuenta la alta población hispánica que significa el sur de Florida y el elevado número de hispanos que acuden a la feria.

No obstante, la oferta ferial cuenta con una atractiva programación de charlas de autores y presentaciones de libros, el sábado y domingo, entre los que destacan importantes escritores hispanos, como Jaime Bayly, Richard Blanco y Laura Esquivel, además de Néstor Díaz de Villegas, Julia Navarro, Joaquín Gálvez y Camilo Pino, entre otros.

Además, el programa del fin de semana cuenta con actividades infantiles, musicales y gastronómicas, y para ello la coordinadora del programa en español recordó que hay estacionamiento disponible, dispuestos en los garajes adyacentes al recinto académico, cuyo coste “de 8 dólares incluye el valor de la entrada a la feria callejera el sábado y el domingo”.

También hay transporte público con la línea de Metrorail y el Metrovover, además de los autobuses y trolley, que sirven la zona del centro de Miami.

La admisión tiene un gravamen de 8 dólares el sábado 19 y el domingo 20, así como 5 dólares para los mayores de 62 o jóvenes entre 13 y 18 años, aunque es gratuita para menores de 12, con acceso incluido a todas las actividades que se realizan dentro del circuito ferial.

Consulte MiamiBookFair.com para obtener información detallada sobre presentaciones, conferencias y actividades paralelas.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas