MIAMI.- Identificarse con el lado más humano de la vida; aunar voluntades en favor de una causa esencial y dar continuidad a una labor que la familia ha hecho tradición, son algunas de las razones por las que Mashud y Nelson Rafael Mezerhane se desempeñaron este año como chairman y vice chairman, respectivamente, de la gala del hospital St. Jude, del 20 de mayo en el hotel Intercontinental de Miami.

De por qué se involucraron, lo que han aprendido de la institución en este año de trabajo y el compromiso asumido con una labor que consideran “debiera extenderse por el mundo”, ambos conversaron con DIARIO LAS AMÉRICAS.

¿Por qué deciden involucrarse con St. Jude?

Mashud Mezerhane: Siempre nos ha gustado St. Jude como institución porque tiene un gran propósito. El 83% de los fondos de recaudación se utilizan para la institución, que es el hospital, sus doctores y pacientes. Sólo el 17% se emplea en la parte administrativa y en publicidad, para seguir el trabajo de recolección de fondos. Esto, y el objetivo de la institución, hacen que tenga mucho atractivo involucrarse con St. Jude.

Visitar el hospital fue una experiencia de vida. La calidad del servicio que les ofrecen a los pacientes hace que se sientan que no están en un hospital, si no que están llevando un día más de sus vidas, eso es muy importante.

Tienen restaurantes, una escuela para que los niños no se atrasen en su programa de estudios y hasta facilidades de viviendas para las familias. Ahí no se paga absolutamente nada, ningún paciente lo hace; no importa la raza, el estrato social, la religión… No pagan los pacientes, ni sus familiares. Es importante porque el cáncer en los niños no solo lo padecen los pequeños, sino que también lo sufre, a veces más, la familia del niño enfermo.

Nelson Rafael Mezerhane: Es parte de una tradición de la familia. Desde que estábamos en Venezuela siempre hemos ayudado a fundaciones, nos lo han inculcado, además es parte de las oportunidades que nos ha dado la vida. A St. Jude lo conocemos desde que estamos en EEUU. Creo que tiene algo que influye en todos los seres humanos. Este año, por ejemplo, están trabajando con unos 7.000 niños. Son los casos que ellos identifican como los más difíciles de curar. También tienen un centro de investigaciones en el que las cosas que han descubierto nos permite una mejor vida a todos los seres humanos, incluso a quienes no estén afectados por el cáncer. Por ejemplo, descubrieron la vacuna contra la gripe aviaria. Investigan enfermedades y se hacen trasplantes y procedimientos que afectan positivamente a la humanidad en general.

M.M: St. Jude no es solo un hospital en Memphis, también opera en más de 14 países en el mundo a través de hospitales aliados. La rotación de niños que atiende la institución cada año va en el orden de los 50.000. La cifra aumenta exponencialmente porque a través todos los hospitales asociados en los diferentes países, St. Jude es un centro de información, es decir, todos los hospitales que tienen alianzas con St. Jude, y los que no, también los llaman y ellos están abiertos a compartir su experiencia.

Comparten los protocolos que se siguen con los diferentes tipos de cáncer y cuáles son las mejores maneras de tratarlo. Es un logro gigantesco, han recibido hasta premios Nobel por su trabajo.

Mashud Nelson Rafael Mezerhane
Mashud y Nelson Rafael Mezerhane.
Mashud y Nelson Rafael Mezerhane.

En medio de los compromisos empresariales cotidianos, ¿qué ha significado dedicar un tiempo para esta causa?

M.M: Aunque no es nuestra ocupación principal, la experiencia ha sido sumamente grata porque en el Comité Ejecutivo hemos compartido con gente sumamente amena, involucrada, muy comprometida con el tema; todos con ganas de ayudar. Cuando vamos en busca de patrocinio, te llenas de orgullo al mostrar una causa tan bella. No es un trabajo, se convierte en una pasión, cuando hablas de la cantidad de niños que estamos ayudando, el porcentaje supervivencia que ha aumentado de un 20% a un 80% en los cánceres más comunes; aprecias que es un logro gigantesco. Se consigue no solo por los descubrimientos, hay que crear una infraestructura, porque en los países más pobres, donde no están llegando esas ayudas, más del 50% de los niños enfermos de cáncer muere, a diferencia de que cuando son tratados adecuadamente, sobreviven en más del 80% de los casos. Se vuelve una pasión y lo que uno quisiera lograr es expandir esta posibilidad a todo el mundo, porque es algo que no tiene fronteras.

N.R.M: Trabajar para St. Jude genera una responsabilidad, se puede decir que es una fundación global. Estamos dentro de un equipo que además de ayudar, está compitiendo un poco con otros estados, el resultado es tangible.

En lo personal, el cáncer ha dejado de ser una palabra que se enfrentaba con miedo, a una palabra por la que siento respeto pero ya es pronunciable. A partir de lo que has conocido y las experiencias que se viven en el hospital, lo que ves y lo que te cuentan, te hace cambiar y mejorar muchísimo como persona.

¿Cómo ha sido este año para St. Jude?

M.M: Gracias a Dios y a la ayuda de todos los patrocinadores, este año hemos batido el récord de recaudación de los últimos 15 años. Superamos nuestra meta con creces. Lo pasamos con un porciento bastante importante de lo que se tenía estimado. Tenemos sobre un millón de dólares [recaudados] y en la gala se espera recaudar unos 100.000 dólares más. Es una cifra bastante significativa.

La gala es el momento cumbre de una serie de eventos que la preceden. Allí ofrecemos un reconocimiento a los que nos han ayudado con una gran cena donde hay talentos que amenizan la noche; se realiza una subasta, todo en pro de la recaudación para el hospital. Pero en realidad el gran trabajo de búsqueda de fondos tiene lugar durante los 364 días anteriores a la gala.

N.R.M: Uno de los puntos importantes de la gala es que vincula a muchas personas durante el trabajo previo que se realiza, pero a la vez los responsabiliza a que continúen año tras año. Hoy hemos superado una meta con un objetivo a corto plazo y nos sentimos orgullosos, pero el año que viene habrá más personas, más apoyo y eso es parte de la idea, que cada año se vinculen más y haya continuidad.

¿Qué mensaje pudieras dejar después de esta experiencia con St. Jude?

M.M: Invitar a todos a participar e informarse pues después de conocer lo que es St. Jude no hará falta convencer a nadie sobre la importancia de apoyar a esta noble institución.

Embed

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos ayudan a solucionar la crisis en Venezuela?

Las Más Leídas