Embed

MIAMI.- El Miccosukee Resort & Gaming, situado en Krome Avenue y la Calle Ocho, al suroeste del condado Miami-Dade, ha servido de resguardo a un alto número de miembros de esa tribu y a decenas de residentes de los Cayos de la Florida, por el paso del huracán Irma.

A raíz de los fuertes vientos, en estos momentos no hay el fluido eléctrico en la zona, pero el lugar se mantiene operando gracias a un generador eléctrico de gran potencia que alimenta a los nueve pisos de la edificación.

El casino de este sitio de hospedaje y diversión estuvo abierto durante la madrugada del domingo, y por tanto algunos apostadores se quedaron pernoctando en el lugar en sillas o incluso en el suelo esperando a que aminore el impacto del fenómeno natural.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario