MIAMI.- El creciente temor de los musulmanes del sur de la Florida hizo que esta comunidad pidiera a las autoridades de Policía un reforzamiento de la seguridad en mezquitas, instituciones y lugares de mayor congregación de personas de esa religión, luego del ataque terrorista ocurrido el domingo pasado, en Londres, que dejó como saldo un muerto y diez heridos.

Al referirse al tema, el director de comunicaciones del Consejo para las Relaciones Islamicoamericanas (CAIR) Wilfredo Amr Ruíz, quien se declaró “consternado” por el atropellamiento de un grupo de creyentes que a la medianoche abandonaba una mezquita en la capital británica, dijo que los cuerpos policiacos acogieron la solicitud y están prestando una mayor protección a ese conglomerado social del sur del Estado del Sol.

En palabras del también abogado y capellán musulmán, existe una preocupación en ascenso entre la población practicante del islam que percibe –según subrayó– una “peligrosa retórica” impulsada desde algunos estamentos oficiales de los Estados Unidos, entre los que mencionó a La Casa Blanca.

Antecedentes

El atentado terrorista del fin de semana anterior fue cometido en un área del norte de Londres, por un hombre que condujo una furgoneta en contra de fieles que acababan de salir de una mezquita tras los rezos de medianoche del Ramadán, que para los musulmanes es una época similar a la Navidad de los católicos y cristianos.

Acorde con Ruíz, el requerimiento a las autoridades locales se presentó desde antes del inicio del tiempo del Ramadán, “previendo un incremento en la asistencia a las mezquitas en horas no usuales, que algunas veces se extiende hasta la medianoche”.

wilfredo amr ruiz
El capellán musulmán Wilfredo Amr Ruíz.
El capellán musulmán Wilfredo Amr Ruíz.

“Esto se ha coordinado con las autoridades de Policía y también con empresas de seguridad privada en algunos casos, principalmente en mezquitas que ya han sido víctimas de personas que expresan un profundo odio en contra de nuestras creencias”, apuntó.

Ruíz, quien estima que el extremismo y el terror no tienen etnia ni religión, señaló que adicional a la protección de los organismos policiacos, algunas mezquitas e instituciones musulmanas están adoptando medidas propias a través de dispositivos electrónicos en las puertas de acceso a esos lugares.

Fe que crece

La comunidad musulmana en el sur de la Florida podría alcanzar unas 200.000 personas, con alrededor de 40 instituciones islámicas, incluyendo mezquitas y centros de estudios que están repartidas entre Palm Beach, Broward, Miami-Dade y Monroe, según datos del CAIR.

En Miami-Dade la cifra alcanza las 10 mezquitas y la congregación de creyentes aumenta, de acuerdo con las estadísticas del CAIR, en momentos en que la comunidad internacional observa a los musulmanes como aliados de extremistas que han causado hechos reprochables en Europa y Estados Unidos, en tiempos recientes.

En los últimos ocho meses han sido quemadas dos mezquitas en la Florida, entre ellas la que era frecuentada por el terrorista Omar Mateen, autor de la masacre en el centro nocturno Pulse, en Orlando, que fue parcialmente destruida por lo que las autoridades llamaron un “incendio intencional”.

Solidaridad

Pero a pesar de la imagen que tienen algunos sectores sobre los creyentes del islam, Ruíz asegura que la comunidad del sur de la Florida está siendo “muy solidaria con nosotros”.

Al respecto, agregó: “Estamos recibiendo solidaridad en la vasta mayoría de los casos, con mensajes de protección de otros ciudadanos que rechazan la retórica abrazada por algunos sectores como el Gobierno, retórica xenófoba y discriminatoria que puede alentar la comisión de crímenes de odio”.

El capellán musulmán insistió en que esa comunidad se siente agredida y discriminada en las fronteras, aeropuertos, puestos de trabajo y escuelas. “A nuestros niños les dicen cosas horrorosas en las escuelas, y les hacen bullying llamándolos ‘cabeza de trapo’”, aseveró.

Dijo también que la comunidad religiosa musulmán es la de mayor crecimiento en los EEUU, “por eso es más común que los vecinos o empleados de compañías nos tengan a su lado y así conozcan que nosotros no ofendemos a nadie”.

Finalmente, manifestó que en la actualidad hay más soldados musulmanes defendiendo los ideales de los Estados Unidos, pero también un mayor número de médicos, policías, agentes del FBI y funcionarios en posiciones gubernamentales que profesan el islam.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario