MIAMI.- Un niño de tres años murió en un hospital de Orlando (Florida) a causa de los golpes que recibió por haber tomado leche y yogur sin permiso en su propia casa, informaron este lunes medios locales de esa ciudad.

Tanto la madre del niño, Xavier Mokarzel-Satchel, como las dos mujeres que compartían un apartamento con ella fueron detenidas y acusadas de cargos que van desde negligencia agravada hasta asesinato en primer grado, señaló el canal WESH 2 de televisión.

De acuerdo con la información de este medio, el niño murió el pasado viernes en el hospital Arnold Palmer, al que fue llevado después de que su madre, Brandi Mokarzel, llamase al teléfono de emergencias porque su hijo tenía convulsiones y temblaba.

Cuando la ayuda llegó, el niño apenas respiraba y luchaba por su vida, según una portavoz policial citada por el canal NBC 6.

La madre le dijo a la policía que se despertó ese día por los gritos que Calleen Barton, de 58 años, estaba profiriendo a su hijo porque había tomado leche y yogur.

Además, según su testimonio, Lakesha Lewis, de 28 años, la emprendió a golpes con un tubo de plástico contra el niño por el mismo motivo hasta que el objeto se rompió.

Mokarzel fue acusada de negligencia agravada y Baron y Lewis de abuso infantil agravado y asesinato en primer grado.

Un niño de cuatro años que vivía también en el apartamento y que según los medios es hijo de Lewis fue puesto bajo protección de las autoridades.

Las circunstancias de la muerte de este niño "parten el corazón", dijo la portavoz de la oficina del alguacil del condado Orange, Jane Jane Watrel, según el canal NBC 6. EFEUSA

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario