Embed

dcastrope@diariolasamericas.com

MIAMI.- La mañana del viernes continuaban las especulaciones en torno a la salida del padre Rumín de su cargo como rector del Santuario de la Ermita en Miami.

Hasta el momento, lo único que se conoce de manera oficial es que el padre Rumín decidió renunciar y el nuevo rector provisional de la Ermita de la Caridad, considerado el santuario de los cubanos en el exilio, es el sacerdote Fernando Hería.

El informe de la Arquidiócesis de Miami indica que el líder religioso presentó su carta de dimisión el pasado 5 de noviembre, por problemas de salud, originados por exceso de trabajo.

En el terreno de la especulación las motivaciones que se mencionan son otras, alimentadas por reportes de prensa emitidos en televisión que señalaron fuentes allegadas a la arquidiócesis, con una versión diferente a la ofrecida en el comunicado de la institución.

Esos reportes dan cuenta de una supuesta herencia recibida por el Padre Rumín, como la causa verdadera de su intempestiva renuncia. Sin embargo, los feligreses han reaccionado de diferentes maneras.

Pablo Pérez, quien dijo pertenecer a otra parroquia, señaló que los creyentes no deben acostumbrarse al pastor y, a su juicio, los cambios siempre son positivos. Entretanto, María Teresa García, una cubana de 87 años, manifestó su beneplácito con el nombramiento del sacerdote Hería, como rector temporal de la Ermita. "Yo lo quiero mucho a él porque es el párroco de la iglesia Saint Brendan. Él nos dijo el domingo pasado que venía para acá y por eso hoy vine a verlo", agregó.

En su misiva de renuncia, el padre Rumín dijo: “Estos seis años de arduo trabajo al servicio del Santuario y de los peregrinos que lo frecuentan han hecho mella en mi salud física, la cual se ha ido deteriorando últimamente y por ello he tomado esta dolorosa decisión”.

El religioso Juan Rumín, cubano de nacimiento, asumió la dirección de ese templo el 17 de octubre de 2010 en reemplazo de monseñor Óscar Castañeda, y desde entonces ha sido un fuerte crítico de las políticas represivas de los hermanos Castro, en la isla caribeña.

La trayectoria del padre Juan Rumín

Cuando en el año 2006 el padre Juan Rumín decidió radicarse de forma definitiva en el sur de la Florida, la convicción que en sus años de formación como sacerdote primó en él, fue la misma que lo ayudó a asimilar lo duro del destierro: “Seguir siendo un guía espiritual de mi pueblo, esta vez, desde la diáspora”.

Por eso, tanto en los años previos a su nombramiento como rector de la Ermita, como durante los seis años que desempeñó esta función, el líder religioso ha acompañado a los feligreses del santuario en sus añoranzas.

Libertad para Cuba, así como para Venezuela, también los mejores deseos para todos aquellos inmigrantes que alejados de sus países de origen por las razones más diversas padecen el dolor del desarraigo y la adaptación a la nueva tierra.

Sobre esa convicción, el padre Rumín ofreció una explicación durante una entrevista inédita, concedida en 2015 a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Mi formación como sacerdote, como la de muchos de mi generación que se decidieron por este camino, estuvo inspirada en el ejemplo de los religiosos cubanos que tuvieron que enfrentar las condiciones adversas vividas en mi país en los primeros años de instauración del régimen comunista”.

Durante esa entrevista, el padre Rumín contó que de niño acudía a la parroquia de su barriada natal, en Lawton, en la capital cubana, donde originalmente radicaba el convento de las Monjas Clarisas que tuvieron que abandonar la isla, tras la instauración del Gobierno de Castro.

Después de su ordenación como sacerdote e inmediatamente que comenzó a oficiar misas, su voluntad de servir al pueblo desde la fe fue el estímulo principal de sus homilías y comenzó a hacer referencias a la libertad, “unas veces entre líneas, otras en mensajes directos porque siempre he aplicado la palabra de Dios a la realidad”.

Comenzó por tanto el asedio de agentes de la policía política a su misión religiosa. Lo trasladaron una y otra vez de parroquia. Hasta que por recomendación de sus superiores, tras una estancia temporal en Miami a donde vino a visitar a sus familiares, se radicó de forma definitiva en el sur de la Florida.

“Aquí también hay una iglesia cubana que emigró con su pueblo, aunque la institución pertenezca a otra estructura eclesiástica. Trabajo en función de un pueblo que necesita esperanza”, apuntó.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas