MIAMI.- El nombre del presidente Donald Trump en la campaña para escoger al republicano que enfrentará en noviembre a un demócrata en la contienda por el escaño del distrito 40 en el Senado de la Florida, se ha convertido en la “manzana de la discordia” en ese proceso político.

En una orilla el exrepresentante estatal José Félix Díaz se abroga no solo el respaldo de Trump, mediante donaciones hechas a sus campañas por la Cámara Baja floridana en el 2010 y 2012, sino también una “entrañable” amistad con el magnate neoyorquino.

Díaz, abogado de padres cubanos y tres veces congresista estatal, presenta su participación en el programa The Apprentice, que conducía Trump en el año 2005, como prueba de la amistad que lo une con el actual regente de La Casa Blanca.

Pero, además, en uno de los impresos que puso a circular su campaña se puede observar a Díaz entre Trump y el hoy vicepresidente Mike Pence, y un cheque que habría girado el empresario inmobiliario para apoyar la aspiración del republicano en el estado de la Florida.

“Yo conozco al señor Trump desde el año 2005. Fui concursante de su programa de televisión; nos hemos mantenido en contacto, y la foto que está incluida en ese impreso fue tomada durante la campaña presidencial, y es una foto con Trump y el señor Pence cuando aspiraban a esas posiciones”, afirmó el precandidato.

Y añadió: “Yo sí recibí el apoyo del presidente Trump, en el 2010 y el 2012, cuando aspiré [al Congreso estatal]. El impreso que hemos enviado está basado en hechos reales, no en ficción”.

Discordia

Por otra parte, el también aspirante a convertirse en el candidato oficial republicano en las elecciones primarias previstas para el próximo 25 de julio, es el igualmente abogado Lorenzo Palomares, conocido por su trabajo como vocero de Trump, en el condado Miami-Dade, durante la campaña con miras a la Presidencia de los Estados Unidos.

Palomares, quien tiene en sus toldas proselitistas a Karen Giorno, directora de la campaña trumpista en la Florida, y al exalcalde Hialeah Julio Martínez, director de la campaña del magnate en el Gran Miami, afirma que no aspira al respaldo de Trump, pero “contar con esas personas lo dice todo”.

Para el precandidato, el nexo con Trump que resalta Díaz en sus piezas publicitarias constituye “una gran mentira, un gran fraude, porque el Presidente no endosa a nadie que aspire a una posición de elección en un distrito tan pequeño, como el 40, en el estado de la Florida”.

Explicó que “el presidente Trump no puede ponerse a apoyar a ningún candidato estatal, y lo que hizo José Félix Díaz es un fraude de los más altos que pueden hacerse en la política, y una violación del código de ética profesional del Colegio de Abogados de la Florida, del que los dos somos miembros”.

Al respecto, Díaz cree que la campaña de Palomares está “muy frustrada porque su mensaje no está llegando claramente a la comunidad” y –sostiene– que “esos comentarios pueden ser interpretados como un acto desesperado de su campaña”.

Según el criterio de Palorames, “él [Díaz] está tratando de sugerir que Trump lo apoya porque su campaña en el año 2012 recibió 500 dólares de Donald Trump, el empresario de entonces, no el presidente de hoy. Eso es un fraude absoluto”.

Más adelante dijo que “el señor José Félix Díaz fue un aprendiz de un programa de Trump, del que fue botado en la primera ronda”.

A ello respondió Díaz que “el señor Trump y yo nos conocemos desde hace muchos años”, que es “miembro del Consejo Hispano del presidente Trump” y que eso es “algo que se puede confirmar en la web”.

Asimismo, Palomares consideró que es falso que Díaz esté en el “sonajero” para convertirse en fiscal federal en el sur de la Florida. “El señor José Félix Díaz no ha hecho su primer juicio por jurado, y no puede, o no ranquea para ser un fiscal federal”, subrayó.

Díaz se abstuvo de hacer algún comentario sobre ese tema.

“Falsedad”

A su turno, el exalcalde de Hialeah y director de la campaña de Palomares, Julio Martínez, aseveró que la amistad que menciona Díaz con el presidente Trump “es un esfuerzo falso y malicioso para influenciar la primaria republicana”.

Acorde con Martínez, Díaz nunca apoyó a Trump durante la campaña presidencial y aseguró que la foto en la que aparece junto al Presidente “no es de ahora” y denunció que la misma habría sido manipulada digitalmente para incluir al actual vicepresidente Mike Pence.

En torno a este tópico, Díaz se limitó a manifestar que no conoce personalmente a Martínez y que tampoco está enterado de los términos de un comunicado de prensa de la autoría del exalcalde de Hialeah dado a conocer a la opinión pública a principios de la presente semana.

“Esta es un táctica de campaña deshonesta que refleja la carencia de honestidad de un candidato por ambiciones políticas después que le falló a sus votantes renunciando a su posición en la Cámara de Representantes al principio de su actual término”, dijo finalmente Martínez.

En esta polémica no ha estado involucrado el también precandidato republicano Alex Díaz de la Portilla, exsenador del Congreso de la Florida entre 2002 y 2010, quien según un sondeo de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) “tiene el mayor índice de aceptación comparado con otros posibles candidatos del mismo partido que se presentarán para reemplazar a Frank Artiles”, quien debió renunciar a su escaño en el Senado por comentarios racistas contra dos colegas afroamericanos en el cuerpo legislativo.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario