MIAMI.-Fuera de la minoría demócrata en el Congreso de la Florida, hay otro muy inconforme con el presupuesto aprobado en la noche del pasado lunes: el gobernador Rick Scott.

Dos de sus proyectos más queridos –VisitFlorida y Enterprise Florida– fueron reducidos de manera sustancial. El primero tuvo un recorte de 51 millones de dólares y el segundo quedó reducido a un presupuesto de 16 millones de dólares. Además, VisitFlorida quedó con exigencias adicionales, como haber puesto $134.000 dólares como el tope máximo de lo que puede ganar un empleado de esa agencia o tener aprobación del congreso cuando se trate de contratos por encima de $750.000 dólares.

También pidió $800 millones de dólares para incentivar y atraer a las empresas al Estado del Sol, pero los congresistas no incluyeron un solo dólar en el presupuesto.

Por otra parte, Scott tampoco pudo lograr de esta legislatura de 2017 un recorte de impuestos de 600 millones de dólares. El Congreso aprobó apenas 180 millones.

Sin embargo, el gobernador –quien se postularía al Senado– podría vetar ese presupuesto o varias partes del mismo. Pero no será una tarea fácil para él.

Florida congreso
El máximo cuerpo legislativo de la Florida realiza sus sesionesen Tallahassee.
El máximo cuerpo legislativo de la Florida realiza sus sesionesen Tallahassee.

Para el senador estatal demócrata José Javier Rodríguez, “en general los beneficios de reducir los impuestos son para industrias particulares y hablo de los impuestos estatales, no de los impuestos de propiedad. Y hacen cortes masivos en partes del sistema educativo y en la salud con el propósito de financiar la exención de impuestos a ciertas industrias”.

Rodríguez señaló que hubo un proyecto de ley, que impacta de manera positiva el medio ambiente, para crear un sistema de filtración al sur del Lago Okeechobee, que beneficia a los residentes del sur de la Florida y además evita que haya contaminación en el agua potable.

“A cambio de eso, los republicanos decidieron el último día de la legislatura salir con un proyecto de ley, de casi 300 páginas, que tiene que ver con educación, y gran parte de ese contenido no había sido analizado por ningún comité”, indicó Rodríguez.

Educación

El senador se refiere a la ley HB 7069, que además de tener incentivos para los maestros y directores de escuelas, hace una serie de reformas que podría significar, según sus críticos, un dramático cambio en la manera de financiar la educación pública.

De acuerdo con el superintendente del distrito escolar de Miami-Dade, Alberto Carvalho, “nadie puede discutir que haya un incremento en el salario de los maestros. Pero este presupuesto no incluye esos incrementos sino bonos, sin ninguna garantía que todos los profesores puedan tener $800 o $1.200 dólares [incentivos anuales que propone la ley]. Por otra parte, nos impone una reducción significativa en los fondos de capital dedicados a mantenimiento y construcción. En un año, significa un impacto de 25 millones de dólares”.

Los bonos suman $234 millones de dólares, al tiempo que se destinaron $140 millones para el programa llamado Schools of Hope, que busca rehabilitar aquellas escuelas que fallan de manera crónica en las evaluaciones estatales y locales. Pero ese dinero será para atraer a los llamados charter schools (escuelas por concesión, administradas por el sector privado y financiadas por el sistema público) en zonas de bajos ingresos.

“Esta ley impone restricciones a los recursos federales que recibe el distrito hoy por hoy. Eso pondrá en peligro el apoyo que damos a escuelas de bajos recursos o calificaciones en lectura, matemáticas y ciencias; también pondrá en riesgo nuestro proyecto de escuela de verano y el de llevar las nuevas tecnologías y el software a nuestros colegios”, enfatizó Carvalho.

Según el superintendente, lo que confunde a sus colegas de otros distritos escolares, a los padres de familia y al sector educativo, en general, es que en este momento “el estado tiene un superávit de más de $1.000 millones de dólares en ingresos, y ha decidido no invertir en programas fundamentales, como los educativos, sino incrementar las ya muy saludables reservas que tiene el estado. Eso es difícil de entender sobre todo cuando necesitamos más profesores y cuando los resultados de nuestro distrito son contundentes” indicó.

Ley de condominios

En relación con la ley de condominios, Rodriguez (uno de los patrocinadores del proyecto en el senado) indicó que hay una directiva para que, durante el próximo año, se abra una oficina del departamento de regulaciones de profesiones y negocios (DBPR, por sus siglas en inglés) en Miami-Dade.

La idea es tenerla en la ciudad de Doral, cerca al departamento de Policía del Condado, para que haya una colaboración plena entre las autoridades.

El equipo del DBPR tendrá un año para mudarse a ese municipio. La pregunta de todas maneras es de dónde saldrán los recursos para financiar todas las reformas planteadas por la ley de condominios.

“Cada dueño de condominios, en el estado entero, paga cuatro dólares al año para un fondo especial, que nunca se ha utilizado cien por ciento para financiar la división de condominios del DBPR. Hay dinero, existe, lo importante ahora es la voluntad política. Pusimos $80.000 para facilitar este cambio de personal”, recalcó Rodríguez.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos ayudan a solucionar la crisis en Venezuela?

Las Más Leídas