Sentencian por contrabando de jugadores a agente y a preparador físico
En marzo pasado un jurado los hallara culpables de contrabando de varios jugadores extranjeros, entre ellos el pelotero cubano José Abreu, de los Medias Blancas de Chicago

MIAMI.- El agente de jugadores de béisbol de las Grandes Ligas, Bartolo Hernández, y el preparador físico Julio Estrada, recibieron sentencias de casi 4 y más de 5 años de cárcel, respectivamente, en un proceso en el que fueron encontrados culpables de contrabando de personas.

La juez federal Kathleen Williams dictó hoy sentencia de tres años y diez meses de cárcel para Hernández y de cinco años y 3 meses para Estrada, luego de que en marzo pasado un jurado los hallara culpables de contrabando de varios jugadores extranjeros, entre ellos el pelotero cubano José Abreu, de los Medias Blancas de Chicago.

Abreu declaró durante el proceso seguido a los acusados, al igual que otros peloteros cubanos como Adeiny Hechavarría (Marlins de Miami) y Leonys Martín (Marineros de Seattle), que igualmente admitieron haber actuado de forma ilegal bajo la dirección de una red en la que participaban los sentenciados encargada de conseguir su llegada a Estados Unidos.

En el transcurso de la audiencia, que se extendió por mas de 4 horas, la magistrada manifestó que a pesar del compromiso de los inculpados con la comunidad de béisbol en el sur de Florida, tal como lo señalaron familiares y allegados, el caso en cuestión se trata de "millones y millones de dólares".

El fiscal asistente Ron Davidson, señaló durante el proceso que los sentenciados recibían un porcentaje de los contratos que firmaban los jugadores que llegaban a través de esta red, y que llegaban a montos de hasta 230 millones de dólares.

La acusación mostró a lo largo del proceso, cuya sentencia se da a conocer al día siguiente de que se celebre la final de la Serie Mundial, documentos falseados o falsificados usados por la red a fin de lograr el ingreso a EEUU de los futuros jugadores.

Durante su comparecencia en marzo pasado, Abreu reconoció que se comió la página de la fotografía de un pasaporte falso con el que viajaba de manera ilegal de Haití a EEUU en 2013, en un trayecto coordinado por la red de contrabando de jugadores cubanos que deseaban llegar a las Grandes Ligas.

El primera base cubano confesó que viajó ilegalmente porque temía no cumplir con el plazo de octubre de 2013 y perder el contrato por 68 millones de dólares que después firmó con los Medias Blancas.

La sentencia, que serás apelada por los sentenciados, se hará efectiva a partir del 14 de diciembre, según se informó hoy.