MIAMI.- A pesar del voto popular en varios condados que permite el uso de máquinas tragamonedas, la Corte Suprema de la Florida falló por unanimidad que los gobiernos condales no tienen “autoridad legal” para preguntar a los votantes si desean ampliar la entrega de permisos, sin la aprobación previa del poder legislativo o constitucional.

El caso fue presentado por los propietarios del centro de juegos y entretenimiento Creek Entertainment Gretna, ubicado en el condado Gadsden, cerca de Tallahassee, luego que la oficina regional de licencias negara el permiso operacional de las tragamonedas, tras argumentar que la ley estatal no autoriza a los condados a preguntar ni a ordenar la asignación de licencias.

“En ausencia de otro tipo de autorización específica, un condado no puede preguntar al electorado y luego facultar a la autoridad para otorgar licencias, más allá de la autorización ya concedida para otorgar permisos”, señaló el juez Charles Canady, que presidió la sentencia.

De hecho, el equipo legal de Creek Entertainment Gretna sostuvo que el Congreso estatal modificó la ley para permitir a Hialeah Park operar este tipo de máquinas tragamonedas, lo que condujo a los condados a consultar al electorado, previa autorización dl cuerpo legislativo.

Sin embargo, el juez Canady sostuvo que “el uso de las máquinas está permitido por el cuerpo legislativo con estrictas restricciones” y ello “no concede ningún tipo de autorización a los condados para regular su uso” y que lo único que les permite es “llamar a referendo cuando sea autorizado por la ley”.

Una decisión satisfactoria habría permitido a los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, así como Duval y Lee, otorgar el ansiado permiso operacional de tragamonedas a lugares, como hipódromos y canódromos que quedaron fuera del permiso extraordinario que fue concedido a locales similares en 2009.

Otros condados, como Gadsden, Breval y St. Lucie, podrían haberse sumado a la fiebre del juego, luego que su votantes dijeron “sí” a la expansión de casinos.

Por otra parte, el presidente del grupo sin fines de lucro No Casinos, John Sowinski, que aboga por el retraimiento de los lugares de juego, señaló que “la buena noticia es que no habrá miles de máquinas tragamonedas en camino a la Florida, sin que antes el Congreso estatal tome otra decisión”.

A esto, Sowinski, que también preside el grupo Voters in Charge, o votantes al mando, continúa su agenda con vistas a realizar un referendo en todo el estado, el próximo año, que otorgue a los votantes “el derecho exclusivo de decidir si quieren o no autorizar los casinos de juego”.

Según una encuesta realizada el año pasado por Hill Research Consultants, el 72% de los floridanos consultados tienen menos probabilidades de apoyar a un candidato al Gobierno que apueste por expandir el juego.

El sondeo, que fue realizada hace menos de un año, en junio de 2016, y contó con 670 votantes inscritos, arrojó que el 69% apoya la realización de un referendo que determine la autoridad que debe decidir el futuro del juego en el estado, mientras el 75% rechaza la idea de que la economía o el nivel de vida podría mejorar con una cantidad mayor de casinos.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos ayudan a solucionar la crisis en Venezuela?

Las Más Leídas