Embed

MIAMI.- En un ambiente cargado de emociones, la comunidad venezolana del sur de la Florida celebró el traslado del preso político Leopoldo López, a su domicilio en la ciudad de Caracas, hecho ocurrido en horas de la madrugada de este sábado.

El vicealmirante retirado Mario Iván Carratú, al congratularse con la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dijo que la salida de López de la prisión de Ramo Verde es una "maniobra" del Gobierno de Nicolás Maduro como respuesta a la presión ejercida por el pueblo en las calles de ese país sudamericano.

A juicio del alto exoficial venezolano, "el Gobierno tiene todos los males, tiene las 7 plagas de Egipto, y tiene que buscar la forma de 'enfriar la calle' en donde las fuerzas de Maduro están asesinando a nuestros jóvenes".

Agregó que con el máximo líder del movimiento Voluntad Popular en casa, "se abre una oportunidad para que el pueblo vote masivamente contra la Constituyente propuesta por Maduro y que los militares hagan respetar la Constitución".

Maduro convocó vía decreto una Asamblea Nacional Constituyente que no estará conformada por partidos políticos -como lo establece la actual Constitución- sino por la "clase obrera, indígenas, comunas, misiones y otros representantes de gremios".

Estrategia errónea

Por otra parte, José Antonio Colina, presidente de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exterior (VEPPEX) señaló que desde el punto de vista humanitario se "alegra" por el traslado de López, pero lo calificó como una "estrategia errónea" a nivel político.

Según Colina, "el régimen ha tomado esta decisión con el fin de confundir a la población, creyendo que la protesta va a desaparecer y que los venezolanos van a desistir de su determinación de sacar a Maduro del poder".

Dijo también que la protesta en la calle debe mantenerse, pero se mostró respetuoso de la decisión que adopte la oposición tras la salida de López del centro carcelario en el que estuvo confinado por más de tres años.

Embed

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario