MIAMI.-LAURA RIVERA

lrivera@diariolasamericas.com

@lauritrw

El Fraude Notarial es muy común en Estados Unidos, especialmente en las comunidades de inmigrantes en el sur de la Florida. Muchas veces los abusos son cometidos por personas del mismo origen que se aprovechan de la confianza que depositan sus compatriotas y de la urgencia de los inmigrantes por resolver sus problemas migratorios.

“Estas personas no son abogados y no tienen el conocimiento necesario para representar a las personas en sus casos de inmigración”, alertaron las abogadas Christine J. Alden y Maggie Arias, miembros de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración del sur de Florida (AILA South Florida).

En un comunicado, explicaron que “ellos no pueden acompañar al inmigrante a las oficinas de Inmigración ni pueden representarlo frente a un juez. Estos notarios muchas veces prometen resultados imposibles y les causan problemas irreparables en los procesos de inmigración”.

En Estados Unidos, un notario o notario público no es un abogado y no puede dar asesoramiento legal ni proporcionar servicios legales. Un notario público de Estados Unidos tiene poderes limitados: puede solamente administrar juramentos y ser testigo de firmas. Las leyes de EEUU no permiten que un notario público de consejos legales, llene formularios legales, presente documentos con su firma a inmigración, ni ayude a los clientes con asuntos legales.

“Los notarios que preparan casos de inmigración dañan a sus víctimas, cobrando miles de dólares para presentar solicitudes sin fundamento legal”, indicaron las abogadas.

Algunos de los errores que cometen son, por ejemplo, que pasan por alto los plazos de presentación, hacen que sus clientes firmen aplicaciones que no entienden, o peor aún que contienen información falsa que les afecta su futuro en EEUU.

“Muchos inmigrantes pierden oportunidades de obtener su residencia legal, pueden ser sujetos a cargos criminales por presentar declaraciones falsas, y pueden ser deportados innecesariamente y a menudo pagando el precio final – la separación familiar”, advirtió el comunicado.

LEA TAMBIÉN: Denuncian a oficina de abogados de Miami por estafar a inmigrantes

Engaños típicos

Los inmigrantes caen víctimas de estos notarios porque muchos inmigrantes recién llegados, confían en personas de su mismo origen y que hablan su idioma. Además, muchos inmigrantes piensan que un notario en EEUU es un abogado con conocimiento legal como lo es en su país.

Las abogadas dieron el ejemplo reciente de una señora rusa, que contrató a un notario que no era abogado para que le ayudara a poder quedarse legalmente en EEUU. “La señora no hablaba inglés y confiando en el notario, firmó una aplicación que creía que era para extender su permanencia en EEUU.

“Lamentablemente sin saberlo, ella firmó una aplicación de asilo político que contenía mucha información falsa. Esta petición causo que la señora fuera puesta bajo deportación”, comentaron.

“Lo más triste de esta situación es que ella era elegible a la residencia permanente por su matrimonio con un ciudadano americano. Pero por haber cometido fraude ahora no es elegible para hacerse residente por su matrimonio. El tribunal ordenó su deportación y le prohibió la entrada a EEUU permanentemente”, agregaron.

LEA TAMBIÉN: Nuevas demoras para quienes buscan legalizarse en EEUU

Sin solución

Esta señora no tiene ningún recurso legal en contra del notario por que el notario no es un abogado y no tiene ninguna agencia reglamentaria que lo rige. Si un abogado se hubiera equivocado o hubiera presentado algo falso, ella pudiera reportarlo al colegio de abogados y se le suspende su licencia y no puede ejercer su profesión. También los jueces de inmigración pueden re-abrir y reconsiderar un caso en estas circunstancias.

De acuerdo con una decisión de la Corte Suprema de la Florida en 1978, las personas que no son abogados no pueden llenar, editar ni añadir información a un formulario de inmigración.

Otros estafadores

El crimen de practicar leyes sin licencia no se limita a notarios y también incluye a los abogados extranjeros, consultores legales extranjeros, agentes inmobiliarios, preparadores de impuestos, agentes de títulos de propiedades, exempleados del Departamento de Inmigración y asistentes legales o paralegales que no estén trabajando bajo la supervisión de un abogado licenciado.

Las abogadas recomendaron que antes de contratar a un abogado, las personas exijan lo siguiente: “un contrato que explique los costos y los servicios legales ofrecidos, ser informado sobre su proceso periódicamente, una copia del caso y de todos los documentos presentados a Inmigración, los recibos de Inmigración y todas las comunicaciones que Inmigración manda en el caso”.

Además, aconsejaron que “si usted es una víctima o conoce a una víctima de fraude de inmigración, no se sienta avergonzado o desamparado, repórtelo al Florida Bar (la asociación que rige a los abogados que tienen una sección dedicada a eliminar la práctica de ley sin licencia). También lo puede reportar a AILA South Florida. Estos reportes se pueden hacer en forma anónima si desea”.

 

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la eventual suspensión de Venezuela en la OEA contribuirá a que se recupere la democracia en el país?

Las Más Leídas