La inversión en SEO es una estrategia a largo plazo
Es fundamental invertir en SEO si una iniciativa comercial con miras a monetizar una web o ecommerces ya que los compradores llegan desde Google

Es fundamental invertir en SEO si se quiere poner en marcha una iniciativa comercial con miras a monetizar un contenido web, ya que desde 2014 compañías como HubSpot o Similar Web destacan que más de la mitad de los compradores "decididos" a efectuar una transacción económica provienen desde los motores de búsquedas.

Y precisamente ese apartado social retratado como "search buyers" son los individuos a los que un proyecto de emprendimiento debe apelar a través de las redes sociales como plataforma de gancho; y aunque suene paradójico: "las personas se enteran de productos o servicios en Instagram, pero cuando quieren satisfacer una necesidad concreta, Google es el heraldo que conduce la compra".

Es allí cuando el emprendedor o head del proyecto, ecommerce o landing page necesita asimilar que si bien el tráfico orgánico es una fuente potencial de transacciones, "la venta" no se produce sola, sino que hay que optimizar la plataforma que recibe al usuario para que:

  • Entienda como el producto o servicio satisface su necesidad
  • Analice donde y cómo adquirir el producto
  • Comprenda los beneficios inmediatos y a largo plazo de la compra
  • Amplíe la comparativa con el resto de competidores
  • Descubra el elemento diferenciador
  • Conozca más sobre el grupo, la empresa o la compañía que financia la fabricación del producto o servicio

Visión estratégica por encima de la superficialidad de las redes sociales

A pesar de la abundante bibliografía, relatos, casos de estudios, libros y blogs profesionales, los emprendedores latinoamericanos insisten en adquirir “pastillas de información” a través de Twitter, donde no indagan en el contenido del enlace sujeto por la fuente y se limitan a debatir sus destrezas digitales para monetizar en Internet guiados por el título de la actualización. En esa interacción otros usuarios que se suman a la conversación no hacen un aporte sustancial que explique el proceso del emprendimiento 2.0, sino que refuerzan prácticas erróneas que impiden el posicionamiento adecuado de una iniciativa.

Aquí es importante reiterarle a los estudiantes universitarios -que añoran fundar empresas al estilo de las Startups de San Francisco- la importancia de adaptar una iniciativa comercial al medio donde se quiere emprender, ya que los rasgos sociológicos del público objetivo son los que determinarán la estrategia que debe usarse en los social media para seleccionar la red social adecuada al target, gestionar posicionamiento y activar el ciclo de ventas.

Por eso, los audaces empresarios ingleses y franceses [quienes eligieron Dublín como la Torre de Control para prosperar importantes Startups europeas] destacan que los emprendedores que intentan vender por la fuerza a través de las redes sociales arriesgan la credibilidad de su iniciativa, fastidian al público con mensajes spam y “asustan” a los compradores con información contradictoria que no resalta las ventajas de su producto ante la competencia.

Por otra parte, y quizás el punto más importante del nuevo emprendimiento interactivo, hay que reiterar en voz alta que las redes sociales se convirtieron en el principal mecanismo de indexación usado por los motores de búsqueda después que el algoritmo de Google [Penguin 2.0-2012] atribuyera una importancia jamás vista a las publicaciones expresadas en los social media para afianzar el poderío de Google + en la usabilidad digital.

Así que una vez definido el modelo de negocio que hará vivir la organización, hay que plantear la ruta de indexación para que Google convierta los social media en herramientas de promoción directa a bajo costo.

Por Isaías Elías Blanco