CARACAS.-JUAN FRANCISCO ALONSO
Especial

Fueron 81 millones de bolívares, unos 12,8 millones de dólares al cambio oficial (utilizado en 2015) de 6,30 bolívares por billete verde reservado para las importaciones del Gobierno. Esto costó a las arcas públicas venezolanas la “seguridad, custodia y transporte aéreo” del presidente Nicolás Maduro en 2015. Es la cifra que figura en la memoria y cuenta que el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, entregó a la Asamblea Nacional, y la misma supera con creces a los casi 9 millones de dólares que España destinó en el mismo período para costear los gastos del rey Felipe VI y su familia.

Los fondos, según el reporte, fueron distribuidos de la siguiente manera: 6,6 millones de bolívares (poco más de un millón de dólares) fueron destinados a “la seguridad y protección tanto al ciudadano Presidente de la República como a sus familiares directos (…) empleando para ello la seguridad en 342 actividades presidenciales en el área metropolitana, interior del país y a nivel internacional, beneficiando a 63 personas”; y 12,3 millones (casi dos millones) para resguardar instalaciones como el Palacio de Miraflores, la residencia presidencial La Casona y para costear los honores que diariamente le rinden al Libertador Simón Bolívar en el Panteón y al fallecido Hugo Chávez en el antiguo Museo Histórico Militar.

Por su parte, 21,9 millones de bolívares (3,4 millones de dólares) fueron destinados a pagar las 2.604 horas de vuelo que consumió el Jefe del Estado venezolano, sus familiares inmediatos y miembros de su comitiva en sus viajes por el país y al exterior. El reporte no precisa quiénes fueron los familiares inmediatos que viajaron con el mandatario.

Otros 34 millones fueron usados para garantizar el funcionamiento de la Casa Militar, mientras 6 millones más para “la seguridad integral y sistemática” de los Jefes de Estado y de Gobierno que visitaron el país el año pasado.

Critican la desigualdad

Tras mostrar su sorpresa porque el Presidente venezolano salga más costoso que un monarca europeo, la directora de Transparencia Venezuela, Mercedes De Freitas, criticó la manera cómo se distribuyen los fondos públicos.

 “Cómo es posible que cuidar al Presidente y a su familia se gasten millones de millones, mientras que el gasto en seguridad ciudadana permanece estacando pese a los graves problemas de inseguridad”, afirmó y agregó: “En 2015 se presupuestaron 2 millones, solo 2 millones de bolívares para combatir el terrorismo y la delincuencia organizada”.

La experta recordó que en el presupuesto de 2015 el Gobierno reservó 21,66 millardos de bolívares (3,4 mil millones de dólares) para gastos de defensa, mientras que para seguridad interna y orden público se previeron apenas 4,068 millardos de bolívares (644 millones de dólares).

Los 81 millones para “seguridad, custodia y transporte aéreo” del mandatario es casi el doble de lo que el año pasado costaron las 132 operaciones Liberación del Pueblo (OLP) que el Gobierno lanzó en distintos estados del país, en las cuales se gastaron 42,7 millones de bolívares según el propio informe del Ministerio de la Defensa; y es casi el triple de los 27,4 millones que el Ministerio del Interior dijo que invirtió en supervisar el correcto funcionamiento de los 143 cuerpos policiales existentes en el país.

 Chávez aún cuesta

De Freitas también cuestionó que el Ministerio de la Defensa destine fondos a la Jefatura del Estado, pues “ya existe un Ministerio del Despacho de la Presidencia, el cual tiene unos fondos para cubrir los gastos del Presidente, entonces por qué otro Ministerio debe tener partidas también para cubrir algunos de los gastos del mandatario”.

La memoria y cuenta del Ministerio del Despacho de la Presidencia no aporta luces respecto a cuánto le cuesta a los venezolanos alimentar, vestir, el hospedaje y demás gastos de la familia presidencial.

Sin embargo, en el reporte sí se informa que el anterior mandatario, el fallecido Hugo Chávez, sigue representando una carga para las mermadas arcas públicas, no sólo por lo que implica mantener su mausoleo sino también por el polémico centro dedicado a preservar y difundir su ideario. En el informe se revela que el Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Supremo, Hugo Chávez, implicó erogaciones por más 94 millones de bolívares (casi 15 millones de dólares), de los cuales casi 36 millones (5,7 millones de dólares) fueron para “compras de bienes y servicios”, los cuales no se especifican.

El monto destinado a este organismo es casi similar a los 83,2 millones de bolívares que el Gobierno dijo que destinó el año pasado para ofrecer “atención gratuita” a 13.453 personas con discapacidad.

Infografia de DIARIO LAS AMÉRICAS. (Thamara Pérez)

LEA TAMBIÉN:

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Cree que el voto hispano será determinante en las elecciones presidenciales de EEUU?

Las Más Leídas