Cinco muertos por cohetes en Kabul durante visita del secretario de Defensa estadounidense
Tanto los talibanes como Estado Islámico (EI) asumieron el ataque. El objetivo era el avión del secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, confirmaron fuentes oficiales.

KABUL.- Al menos cinco personas murieron y once resultaron heridas hoy al caer una serie de cohetes en la capital afgana, Kabul, durante una visita sorpresa del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, confirmaron fuentes oficiales.

Stoltenberg y Mattis no se encontraban cerca de donde impactaron los cohetes.

Ambos secretarios llegaron por la mañana a Kabul. Sólo pocas horas después cayeron cohetes y granadas de mortero en el aeropuerto de la capital afgana y sus alrededores.

Portavoces del gobierno afgano hablaron de tres o seis cohetes, aunque es habitual que no den relevancia a los daños causados por ataques de extremistas. Periodistas de la televisión afgana Tolo TV, en cambio, aseguraron que cayeron entre 20 y 30 cohetes.

El blog estadounidense "The Hill" informó en base a fuentes afganas que se produjeron daños en hangares de la fuerza aérea y en un helicóptero. El portavoz del Ministerio de Defensa, sin embargo, lo negó. El diario "The New York Times" informó que los proyectiles impactaron en un depósito de armas de Estados Unidos, lo que tuvo como consecuencia algunas explosiones.

Tanto los talibanes como Estado Islámico (EI) asumieron el ataque. El objetivo era el avión de Mattis, tuiteó un portavoz talibán. El EI comunicó a través de la agencia Amak que combatientes suyos atacaron la parte militar del aeropuerto, entre ellos "varios aviones" (en la versión árabe decía "un jet estadounidense"). Por el momento no se pudo verificar de manera independiente si hubo daños en aviones.

Algunos o todos los proyectiles fueron lanzados al parecer por cuatro agresores desde una casa privada en el barrio de Paktia Kot cerca del aeropuerto. Fuerzas de seguridad rodearon la casa al mediodía. A las 18:15 (hora local) la operación terminó con la muerte de los hombres, confirmó el portavoz de la policía criminal en la ciudad, Mohamad Salim Almas. "Tuvimos que llevar a cabo dos ataques aéreos con un dron, porque los atacantes utilizaban un cañón que lanzaba granadas una y otra vez", dijo Almas.

Además de los ataques, al menos un civil murió y once resultaron heridos cuando un cohete cayó en una casa privada, dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Nayib Danish.

Stoltenberg y Mattis llegaron a Kabul, entre otras cosas, para presentar allí la nueva estrategia de Estados Unidos para Afganistán, anunciada hace un mes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, así como la reforzada presencia de la OTAN.

Al mediodía dieron una conferencia de prensa con el presidente afgano, Ashraf Ghani.

La estrategia de Estados Unidos prevé, tras años de repliegue de soldados internacionales, que se sumen al menos 3.000 soldados. También muchos países de la OTAN prometieron reforzar sus contingentes, dijo el jefe de la OTAN, quien sin embargo no quiso mencionar una cifra total.

La situación en materia de seguridad empeoró claramente en los últimos tiempos. Los talibanes controlan otra vez alrededor del once por ciento del país. Otro 30 por ciento está bajo combate. "No abandonaremos esta lucha", dijo Mattis.