KABUL. Los talibanes lanzaron un doble atentado en las inmediaciones del Parlamento de Afganistán que ha dejado 30 muertos y 80 heridos, en lo que supone el primer gran ataque del año en la capital del país.

Un primer atacante suicida detonó las bombas que portaba en su chaleco a la entrada del edificio Al-Haqqi, vinculado al Parlamento y situado a dos kilómetros de la sede principal, y un segundo talibán hizo explotar un coche bomba poco después, explicó a Efe el director de Emergencias del Ministerio afgano del Interior, Homayoon Aini.

La segunda explosión se produjo cuando varios miembros de las fuerzas de seguridad se habían reunido en el lugar para socorrer a las víctimas del primer ataque, una táctica utilizada a menudo por los insurgentes para causar el mayor número de bajas posible.

El doble atentado se produjo en torno a las 16.00, hora local (11.30 GMT), en el área de Dar-ul-Aman, donde se encuentran el Parlamento afgano y la sede del Directorio Nacional de Seguridad (NDS, en inglés), la principal agencia de inteligencia afgana.

No obstante, el objetivo del ataque era un "autobús en el que viajaban civiles", muchos de los cuales perdieron la vida en la acción, según detalló en su cuenta de Twitter el portavoz del Ministerio de Interior, Sediq Sediqqi.

De acuerdo con el último balance ofrecido a Efe desde el Ministerio de Salud Pública, al menos 30 personas murieron y otras 80 resultaron heridas en ambas explosiones, sin que por el momento se conozcan cuántas de las víctimas eran civiles y cuántas militares o policías.

El portavoz de la Policía de Kabul, Basir Mujahid, confirmó a Efe que varias de las víctimas eran miembros de las fuerzas de seguridad y que el autobús de transporte público cargado de "ciudadanos" quedó "destruido" tras los ataques.

Los talibanes, por su parte, reclamaron la autoría de la acción pero afirmaron que el minibús contra el que se dirigió la primera explosión transportaba a empleados del NDS, en línea con su política habitual de desvincularse de las bajas civiles.

En los últimos dos meses no se había producido ningún atentado de gran envergadura en la capital afgana, a pesar de que a lo largo de 2016 la ciudad fue escenario de varios grandes ataques, como el que en julio causó 85 muertos y 400 heridos durante una manifestación de la minoría chií hazara.

Aquella acción, la más sangrienta desde 2001, fue reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), al igual que el último gran ataque ocurrido en la capital afgana, que el pasado noviembre causó 32 muertos y 85 heridos durante una ceremonia religiosa nuevamente contra la comunidad hazara.

El ataque de hoy fue condenado por el presidente afgano, Ashraf Gani, quien lamentó que los talibanes mataran civiles "desvergonzadamente" y, a mayor abundamiento, se atribuyesen la acción con "orgullo".

"Los autores de este crimen nunca estarán seguros en ninguna parte de este país", afirmó Gani, según un comunicado del palacio presidencial.

También condenaron la acción la misión de la OTAN en el país, Apoyo Decidido, y la de la ONU, la Unama, que afirmó haber iniciado una investigación para esclarecer los detalles del suceso.

La de hoy fue una jornada sangrienta para Afganistán, que comenzó con un atentado suicida con bomba contra la vivienda de un líder de la comunidad local en Lashkargah, capital de la conflictiva provincia de Helmand (sur), donde murieron siete personas y otras ocho resultaron heridas.

Tras el doble golpe en Kabul, otro atentado más sacudió una oficina gubernamental en la provincia meridional de Kandahar y costó la vida de cuatro personas e hirió a otras doce, entre ellas el embajador de Emiratos Árabes Unidos en Afganistán, Juma Mohammed Abdullah Al Kaabi.

Los talibanes han ganado terreno desde el fin de la misión de combate de la OTAN, en enero de 2015 y controlan, según datos de Estados Unidos, un tercio del territorio afgano.

Durante el pasado año la formación insurgente cercó al menos cinco capitales de provincia, en algunos casos llegando a tomar parcialmente varias de sus áreas.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario