BERLÍN.- La cadena de supermercados Aldi, la mayor de Alemania, anunció este viernes su decisión de retirar todos los huevos de las estanterías de sus establecimientos como reacción al descubrimiento de huevos procedentes de Holanda que contenían el insecticida tóxico fipronil.

Casi todos los estados federados alemanes han recibido partidas de huevos contaminantes de granjas holandesas. Las reacciones no se han hecho esperar y Aldi Süd y Aldi Nord solo venderán huevos en los que se pueda probar que no contienen el insecticida. Se trata de una "medida puramente de prevención", indicaron desde la cadena de alimentación.

Aldi justificó su decisión en su deseo de ofrecer "claridad y transparencia" a sus clientes. Ya desde principios de la semana, Aldi había retirado los huevos procedentes de las granjas holandesas afectadas, informó. Ahora, esta medida se aplica a todos los demás y los consumidores que acudan a los supermercados solo verán baldas vacías donde antes se alineaban cajas de huevos.

"Cuando se ve que sube la inseguridad de los clientes, se debe reaccionar", declaró una portavoz de la cadena. Además, así se evita tener que hacer que los trabajadores comprueben la procedencia de todos los huevos, lo que supondría una enorme tarea y donde se podrían cometer errores, indicó.

La Asociación de Agricultores alemana criticó esta decisión como una reacción exagerada. No es proporcionado a la vista de la valoración del riesgo actual y de los análisis, informó.

Por el contrario, los supermercados alemanes Lidl, Edeka y Rewe rechazaron dar un paso tan radical como el de su rival y se decantaron por limitarse a los huevos de las granjas holandesas afectadas.

Un portavoz de Rewe informó que la empresa no ve actualmente "motivo alguno" para emprender una medida así. "Si vemos que es necesario dar otro paso para proteger a nuestros clientes, reaccionaremos como corresponde", declaró el director del departamento de calidad de Rewe, Klaus Mayer.

Mientras, desde Edeka recuerdan que su propia marca de huevos que venden en sus supermercados procede exclusivamente de granjas alemanas. Hasta ahora no hay prueba alguna de que se haya encontrado fipronil, informaron.

"En base a los análisis no vemos razón alguna para retirar todas las mercanías de la venta", explicó Lidl. Sin embargo, la empresa adquirirá en un futuro solo huevos a proveedores que puedan demostrar que han analizado si contienen o no fipronil.

El escándalo de los huevos contaminados supondrá unas pérdidas de al menos diez millones de euros (11,9 millones de dólares) para los granjeros holandeses del sector avícola, informó un portavoz de la Federación Holandesa de Agricultura y Horticultura (LTO).

Las granjas holandesas afectadas eran clientes de una empresa holandesa que trató las naves con el líquido contra los piojos de las gallinas Dega-16. Esta sustancia, basada en aceites etéreos, fue mezclada con el insecticida fipronil, que está prohibido para el uso en alimentos. Se desconoce si la mezcla la hizo la propia firma local o un comerciante belga. La Fiscalía ha abierto una investigación.

En experimentos con ratas, este insecticida daña el sistema nervioso y el hígado, indicó el Instituto Federal para Valoración de Riesgos (BfR) de Alemania. Sin embargo, hasta el momento ningún resultado de los análisis efectuados muestra un contenido de fipronil por kilogramo de huevo que pudiera ser perjudicial para la salud, agregó.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas