La aerolínea puede volar de esta forma a Venezuela sin comprometer la seguridad de sus trabajadores. La conexión Madrid-Caracas se reanudará este jueves a través de Santo Domingo en la ida y en vuelo directo a España a la vuelta, evitando así que la tripulación entre en la ciudad.

Tras aterrizar en Santo Domingo, un equipo diferente operará el vuelo de la capital de la República Dominicana hasta Caracas, donde la tripulación permanecerá en el aeropuerto Simón Bolívar y viajará de vuelta hasta Barajas.

Estas rutas se mantendrán de forma indefinida hasta “que no se disipe la incertidumbre”, según apuntan desde la compañía. Los trabajadores de Iberia aseguran que “tal y como están las cosas en las calles venezolanas” pueden verse amenazados en sus desplazamientos desde el aeropuerto al hotel.

Aquellos pasajeros afectados por la cancelación tendrán que ser reubicados en un nuevo horario.

Para ello, Iberia ha fletado el avión de mayor tamaño del que dispone, un Airbus A340 con 346 plazas para la ocasión dado el alto nivel de reservas. Tras este vuelo, la compañía volverá a operar con los habituales A330, con capacidad 278 pasajeros.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario