MADRID.- El resultado es previsible: la moción de censura presentada por Podemos para arrebatar el Gobierno a Mariano Rajoy fracasará este miércoles en el Congreso español. Pero la iniciativa abre varias incógnitas políticas de calado que se despejarán durante el debate que comienza mañana.

¿La tercera moción de censura de la democracia moderna española servirá al Gobierno para relanzar su imagen, lastrada por los escándalos de corrupción? ¿O posicionará en cambio al líder de Podemos, Pablo Iglesias, como gran referente de la oposición? ¿Cómo impactará la votación en la crisis de los socialistas del PSOE?

"La moción solo es un numerito más de Pablo Iglesias", sostuvo el Partido Popular (PP) de Rajoy en un argumentario interno difundido este lunes. "Se presenta sin votos y sin proyecto. No tiene alternativa al modelo del PP de creación de empleo. La moción de censura va a ser un claro fracaso de Podemos y, personalmente, de Pablo Iglesias".

El documento resume el objetivo del PP: usar el debate de martes y miércoles para volver a asociar a Rajoy con la recuperación económica de España y distanciarlo de los escándalos de corrupción en el partido que vienen minando su imagen y que motivaron la moción de censura anunciada por Podemos en abril.

Lo contrario busca Iglesias: "A mí me produce vergüenza la imagen que da nuestro Gobierno. Creo que es terrible estar gobernados por el partido político más corrupto de Europa", dijo en una entrevista con dpa en abril, días después de la detención de Ignacio González (PP), expresidente regional de Madrid, por liderar una trama corrupta.

Iglesias, que acude a la moción como candidato a sustituir a Rajoy en el Gobierno, tiene por ahora solo 82 votos (los propios y los de formaciones nacionalistas) de los 176 que necesitaría. Descartado que salga adelante la moción, el Gobierno prevé que el líder de izquierda planteará un "debate bronco" y "un espectáculo mediático".

El propio partido de izquierda, tercero más fuerte en el Congreso, llamó a sus simpatizantes a acudir al debate y darle visibilidad en la calle. "Es importante que esta iniciativa no se quede encerrada en el Congreso", señaló un texto enviado a las bases. La sede de las Cortes en Madrid se prepara para dos días agitados.

Los únicos dos precedentes de mociones de censura en la democracia moderna española sirven poco para estimar quién saldrá beneficiado del debate, si Iglesias o Rajoy.

Como ocurre con la actual, las dos anteriores se presentaron sin perspectivas de salir adelante. Pero mientras la presentada por Felipe González contra Adolfo Suárez en 1980 relanzó la figura del líder socialista, la de Antonio Hernández Mancha contra el propio González en 1987 hundió la carrera del conservador.

En una anomalía política, el tercer gran protagonista de la ecuación de poder que pone en juego la moción estará ausente en el Congreso: Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, no podrá intervenir en el debate porque no es diputado. Será el portavoz José Luis Ábalos quien defienda la postura del primer partido de la oposición.

Analistas de diversas tendencias interpretaron desde un principio que la moción de Iglesias apuntaba menos contra Rajoy que contra el propio PSOE, un partido que atraviesa una de las peores crisis en su historia centenaria debida en parte al meteórico ascenso de Podemos como alternativa de izquierda desde su fundación en 2014.

En pleno proceso de renovación, el PSOE quedó así en la encrucijada de respaldar a Rajoy o a Iglesias, dos males políticos por diversos motivos. "Ojalá en algún momento el PSOE deje de apoyar a Rajoy. De momento no lo hemos visto", desafió hoy el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.

En un intento de reducir daños, el partido de Pedro Sánchez analiza tomar la vía intermedia: abstenerse en la votación. "Rajoy es censurable, pero Iglesias no es presidenciable", resumen fuentes del PSOE en una semana decisiva: el partido celebra el fin de semana el congreso federal que inaugurará la nueva era de Sánchez.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario