PARÍS.- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, nombró este lunes al primer ministro del país a un conservador, Edouard Philippe, como parte de su estrategia para sumar a su proyecto al sector de la derecha, que por el momento no lo apoya abiertamente.

La decisión es un ejemplo de su visión, que considera superada la dicotomía entre la izquierda y la derecha en la política francesa, pero también es una clara señal de acercamiento al partido Los Republicanos.

El jefe de esta agrupación, Bernard Accoyer, rechazó sin embargo, que haya un pacto de los conservadores con Macron. La entrada de Philippe en su Gobierno es "una decisión individual", subrayó, aunque a la vez descartó que vayan a expulsarlo del partido por ello cuando los periodistas le preguntaron al respecto.

Philippe, cuyo nombre sonaba en los últimos días en las quinielas para el puesto, era hasta ahora diputado y alcalde de la ciudad portuaria de El Havre, en el norte del país, por lo que no ha estado en la primera línea de la política gala. A sus 46 años representa al ala más moderada dentro de Los Republicanos.

Se trata de un dirigente muy cercano al ex primer ministro conservador Alain Juppé, que fracasó el año pasado en las primarias en su objetivo de convertirse en el candidato conservador al Elíseo.

Juppé dejó entrever hoy que podría apoyar a Macron tras las elecciones legislativas. Si el centro-derecha no obtiene una mayoría en los comicios para la Asamblea Nacional, "el país no comprendería que hiciéramos una oposición sistemática", afirmó.

En Francia es extremadamente raro que un presidente designe por voluntad propia a un político de otro partido para el cargo de primer ministro.

Macron necesita conseguir una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio para asegurar la aprobación de su agenda de reformas. De lo contrario, su margen de maniobra será muy estrecho. Hasta ahora, su movimiento, La República en Marcha, fundado hace solo un año, no está representado en la Asamblea Nacional.

El actual primer ministro, Bernard Cazeneuve, ya había presentado su dimisión la semana pasada para dejarle vía libre al nuevo presidente para formar Gobierno. Macron se convirtió el domingo con 39 años en el presidente más joven de la historia de Francia.

Su Presidencia abre un nuevo capítulo en la política gala porque no pertenece a ninguno de los dos partidos que se han alternado en el poder hasta ahora, los conservadores y los socialistas. Macron define a La República en Marcha como "ni de derecha ni de izquierda".

Al igual que Macron, Philippe estudió en la escuela de élite ENA. Sus primeros pasos en política los dio como estudiante con los socialistas, antes de pasarse al centro-derecha. Es alcalde de El Havre desde 2010 y diputado desde 2012.

Macron quiere profundizar en una mayor integración en la eurozona. Su programa contempla la creación a medio plazo en la unión monetaria de un presupuesto propio para inversiones y un ministro de Finanzas, propuestas que no son nuevas pero que no se han llegado a implementar.

A su entender, este presupuesto comunitario debería utilizarse tanto para financiar nuevas inversiones como para hacer frente a nuevas posibles crisis de los Estados miembros. Asimismo, aboga por impulsar con el resto de socios europeos un sistema de defensa en el bloque.

Esta tarde hará su primer viaje al exterior con una visita a la canciller Angela Merkel en Berlín, a quien quiere persuadir de que se sume a su proyecto europeo.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos ayudan a solucionar la crisis en Venezuela?

Las Más Leídas