MIAMI.- La marcha por el Día Nacional de España en Barcelona congregó en total a unas 65.000 personas, según la Guardia Urbana, una cifra que supera con creces las de años anteriores.

Entre los asistentes hubo representantes del Partido Popular de Mariano Rajoy y de Ciudadanos, entre ellos, su líder en Cataluña -y jefa de la oposición-, Inés Arrimadas.

"Firmeza democrática ante el golpismo delirante", pidieron los manifestantes en un manifiesto leído en la Plaza de Cataluña, en el corazón de la ciudad. "Cataluña es España y España es Cataluña. Todos juntos, democrática y pacíficamente, decidiremos nuestro futuro".

Sin embargo, grupos que algunos medios han identificado como de extrema derecha se enfrentaron frente al Café Zúrich, de Plaza Cataluña, hasta que agentes de la Guardia Urbana intervinieron. Se ha especulado con que son hinchas ultras del Valencia, el Atlético de Madrid y el Sabadell.

Embed

"El Ayuntamiento de Barcelona ha informado de que un guardia urbano de los que han acudido al lugar de la pelea ha resultado herido leve por contusiones", informa el sitio digital www.huffingtonpost.es.

Otra marcha, liderada por Democracia Nacional, organización de extrema derecha, ha congregado a unas 200 personas. Bajo una intensa vigilancia de los Mossos, policía catalana, se manifestaron entre la plaza de España y la de Sant Jordi, en la subida hacia el castillo de Montjuïc.

Al final de la marcha, un reporte de Euronews indica que tras llegar a la plaza de Sant Jordi, quemaron esteladas y señeras, mientras cantaban el "Cara al sol" y coreaban “que arda, que arda, que arda la estelada”. También echaron a las hogueras carteles de la campaña electoral por el SÍ en el referéndum del 1 de octubre.

Embed

FUENTE: REDACCIÓN/dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario