LONDRES.- La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, y el líder del principal partido de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, votaroeste jueves en unas elecciones legislativas marcadas por los atendados de las últimas semanas y por la futura salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), el "Brexit".

"Es el día de nuestra democracia. Acabo de votar. Estoy muy orgulloso de nuestra campaña electoral", dijo Corbyn tras votar en el centro electoral de la circunscripción de Islington North, en Londres.

May llegó a su centro de votación en Maidenhead, al oeste de Londres, acompañada de su marido. No hizo ninguna declaración pero la noche pasada dejó un mensaje en video a los votantes. "Apóyenme y juntos podemos conseguir que el 'Brexit' sea un éxito y construir un Reino Unido fuerte", afirmó en ese mensaje.

La primera ministra espera ampliar su mayoría parlamentaria con estas elecciones anticipadas y recibir mayor respaldo para las negociaciones del "Brexit" con la UE. Corbyn centró gran parte de su campaña en el servicio nacional de salud, que sufrió recortes y privatizaciones en los últimos años.

Tras los recientes atentados de Mánchester y Londres -con 22 y ocho víctimas mortales, respectivamente- la cuestión de la seguridad cobró también importancia en la campaña. May prometió más contundencia en la lucha antiterrorista, mientras que Corbyn criticó que durante los últimos gobiernos conservadores se suprimieran 20.000 puestos de policía.

"Jeremy Corbyn me convence", dijo a dpa Jess Stubenbord, de 26 años, que votó por el laborista. "Quiero conservar el sistema sanitario. para mí eso es lo más importante ahora mismo".

En cambio, Simon Kitching, de 55 años, votó a los conservadores. "Sólo hay una posibilidad y no es Corbyn. No puede hacerlo", afirmó. "En estos momentos, sólo Theresa May es suficientemente fuerte como para liderar este país (...) y también podrá atajar el terrorismo", sostuvo. "Estoy seguro, nos irá bien con ella, también después del 'Brexit'".

Los conservadores siguen teniendo ventaja en las últimas encuestas, aunque la diferencia que mantienen con los laboristas varía de unas a otras. El sondeo más reciente de Survation da a los tories un 41 por ciento, frente a un 40 por ciento de los laboristas.

El Instituto Kantar Public, sin embargo, da cinco puntos de ventaja a los tories, mientras que YouGov pronostica un 42 por ciento para May frente a un 35 por ciento para Corbyn. ComRes arroja una diferencia de diez puntos (44 frente a 34 por ciento) e ICM amplía la ventaja de los conservadores a 12 puntos (46 frente a 34 por ciento).

Cuando May convocó elecciones anticipadas a mediados de abril, los sondeos le auguraban una ventaja de hasta 20 puntos frente a Corbyn. Sin embargo, los conservadores cayeron tras presentar un programa que incluye recortes a las pensiones y las ayudas a las personas necesitadas de cuidados.

Corbyn, del ala más izquierdista de los laboristas, consiguió ganar terreno con sus promesas electorales: más impuestos para los que mejor ganan, reflotar el precario sistema sanitario, nacionalizar empresas energéticas o más viviendas sociales.

Pero para el reparto de los asientos del Parlamento no cuenta sólo el porcentaje total de votos conseguido por cada partido, sino el reparto regional de los mismos. El partido que obtiene la mayor cantidad de votos en cada circunscripción es el que consigue el escaño, así que en ocasiones un partido ha conseguido la mayoría absoluta con menos de un 40 por ciento del total de los votos.

Más de 40.000 colegios electorales abrieron sus puertas a las 06:00 GMT (07:00 hora local) y cerrarán a las 21:00 GMT. Poco después se conocerán los primeros sondeos a boca de urna. El cómputo durará toda la noche y el resultado definitivo se dará a conocer la tarde del viernes, aunque antes podría quedar clara la tendencia del voto.

Se espera que el euroescéptico Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), el tercero más votado en 2015, pierda muchos de sus votos a favor de los conservadores. Los liberal-demócratas - antiguos socios de Gobierno de los conservadores- podrían conseguir un ocho por ciento de los votos y el Partido Verde, un tres por ciento. El Partido Nacional Escocés (SNP) aspira a conservar 56 de los 59 escaños que le corresponden a Escocia en el Parlamento británico.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario