OMS: Casi la mitad de los abortos que se practican en el mundo no son seguros
En 25,5 millones de los casos de aborto a nivel mundial las mujeres se ven confrontadas con prácticas que son consideradas dudosas o peligrosas, señala un estudio de la OMS y el Instituto Guttmacher de Estados Unidos

GINEBRA.- Casi la mitad de los 56 millones de abortos que se practican anualmente en el mundo no se realizan con métodos seguros, aseguró este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 25,5 millones de los casos las mujeres se ven confrontadas con prácticas que son consideradas dudosas o peligrosas, señala un estudio de la OMS y el Instituto Guttmacher de Estados Unidos, publicado en "The Lancet".

Casi todas estas interrupciones inseguras del embarazo -el 97%- se realizaron en África, Asia y Latinoamérica.

La situación es precaria sobre todo en los 62 países en los que abortar está prohibido o sólo se permite si está en riesgo la vida de la madre. Allí se realizan tres cuartos de las intervenciones con métodos inseguros.

En cambio, en los 57 países donde las leyes son más liberales, nueve de cada diez abortos se practican de acuerdo a los estándares de la OMS.

El estudio diferencia entre abortos problemáticos ("less safe") y peligrosos ("least safe"). La primera categoría abarca intervenciones que son realizadas por legos o por personal formado con métodos ya superados como legrado del útero. En todo el mundo existen unos 17 millones de estos casos. Muy peligrosas son las intervenciones realizadas por legos en las que se introducen instrumentos o se ingieren medicamentos o hierbas. En esta categoría se contabilizan ocho millones de abortos.

Según el estudio, el riesgo de complicaciones es muy bajo en el caso de abortos realizados de la manera médica correcta. En los países industrializados, donde estas operaciones en general son legales y existe una buena atención médica, casi no hay problemas. En Europa occidental el 6,5% de los abortos no responden a los estándares médicos adecuados. En el este de Europa, el 14,2%.

La peor situación se da en África, fuera de Sudáfrica. El 75% de los abortos allí son problemáticos o peligrosos.

Los gobiernos y las autoridades en general deben hacer más para evitar embarazos no deseados y abortos peligrosos, señala el estudio. Por ejemplo, mejorando la información sobre sexo, planificación familiar y métodos anticonceptivos, y permitiendo los abortos, de manera que éstos puedan ser practicados por personal médico con los métodos reconocidos.

Los autores del estudio subrayan que en los países en los que está prohibido abortar es difícil conseguir datos estadísticos confiables, ya que muchas mujeres no se atreven a hablar. Tampoco es posible establecer tendencias porque la categorización en inseguros y peligrosos es nueva.