LONDRES.- La primera ministra británica, Theresa May, prometió este jueves "reducir y controlar" la inmigración que llega al Reino Unido si gana las elecciones el 8 de junio, y en su programa incluyó un aumento del impuesto que pagan las empresas por contratar trabajadores de fuera de la Unión Europea (UE).

"La inmigración debe controlarse y reducirse, porque cuando es muy rápida y elevada, es difícil construir una sociedad cohesionada", afirmó la líder conservadora durante la presentación de su programa electoral en la localidad de Halifax.

Según el programa, las empresas que contraten a trabajadores de fuera de la UE tendrán que pagar más impuestos. Los extranjeros de fuera de la UE también tendrán que pagar más por servicios del sistema sanitario nacional.

Desde abril en Reino Unido se cobra una tasa especial de 1.000 libras anuales (unos 1.166 euros/1.3000 dólares) por los trabajadores extranjeros de fuera de la UE. Si los conservadores ganan las elecciones, ese impuesto se duplicará. Está previsto que la recaudación se destine a la formación de trabajadores británicos.

"La inmigración incontrolada tiene un impacto en la gente, en los servicios públicos (...) y algunas veces en el reemplazamiento de empleos", advirtió.

El programa electoral del Partido Conservador considera "demasiado elevada" la actual cifra anual migratoria neta del país, situada en 273.000 personas.

"Nuestro objetivo es reducir la inmigración a niveles sostenibles, con los que nos referimos a una migración anual neta de decenas de miles, en lugar de los centenares de miles que hemos visto en las últimas dos décadas", añade el programa.

Los conservadores también planean aumentar los requerimientos financieros para conceder visados familiares.

La cuestión migratoria fue una de las banderas que enarbolaron los defensores de la salidad del Reino Unido de la UE ("Brexit") durante la campaña previa al referéndum en el que se aprobó.

May decidió anticipar las elecciones para conseguir más apoyo a su estrategia negociadora del "Brexit", que contempla la salida del país del mercado común europeo.

La premier conservadora advirtió este jueves que el país se enfrenta a "cinco retos enormes", entre ellos el "Brexit", las divisiones sociales y el envejecimiento de la población.

Reino Unido se enfrenta al reto de construir una economía fuerte para garantizar la seguridad, prosperidad personal y los servicios públicos de la población, afirmó.

Según May, el país debe mantenerse fuerte y unido y asumir una posición de liderazgo en el mundo para defender sus intereses, ya que cada vez hay menos distinción entre asuntos internos o internacionales en cuestiones como la migración, la seguridad nacional o la economía.

También prometió garantizar que todo el mundo tenga la posibilidad de explotar sus talentos y su trabajo, independientemente del lugar del que procedan.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario