ESTAMBUL.- Cerca de 100.000 empleados públicos turcos fueron despedidos luego de que se decidieran aplicar severas medidas tras el fallido golpe de Estado de julio, confirmó este martes el ministro de Trabajo.

Unas 135.356 personas, entre funcionarios y empleados públicos, fueron investigados y 97.679 fueron apartados de sus cargos, dijo el ministro Mehmet Müezzinoglu a la cadena CNN de Turquía.

El sábado las autoridades echaron a 8.400 funcionarios, entre ellos numerosos agentes de Policía, soldados y empleados del Ministerio de Justicia.

El Gobierno turco acusa al clérigo Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos, de organizar el golpe. Gülen rechaza los cargos y, por ahora, Estados Unidos se negó a extraditarlo.

Además, se dictó prisión preventiva para 110 empresarios bajo sospecha de estar vinculados a Gülen, informó la agencia de noticias estatal Anadolu.

Los sospechosos pertenecen a un grupo de 380 ejecutivos acusados de haber financiado el golpe, de los que unos 110 se encuentran en el exterior, otros 106 son buscados en el país, mientras que otros 54 fueron detenidos y ya fueron liberados.

Gülen y el presidente Recep Tayyip Erdogan eran aliados pero hace unos años que están enfrentados. Desde entonces, Erdogan se concentró en excluir a los seguidores de Gülen de puestos claves del Gobierno.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que será el principal resultado de las protestas en las calles impulsadas por la oposición venezolana?

Aumento de la represión sin logros en lo político
Adelanto de elecciones generales
Renuncia de Nicolás Maduro
Convocatoria de elecciones de gobernadores
ver resultados

Las Más Leídas