CIUDAD DE MÉXICO/LONDRES.-El fundador de la plataforma de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, negó que su organización reciba información por parte de Rusia o de algún otro Gobierno, después de que la CIA lo acusara de ser un "servicio de inteligencia" incitado por el Kremlin.

"Nuestra fuente no es un Estado de ningún tipo: ni Rusia, ni China. Hemos dicho eso repetida y públicamente desde un principio", aseguró Assange en una entrevista realizada la noche del lunes por la mexicana Carmen Aristegui en CNN.

Assange descartó que los hackeos realizados por el Gobierno ruso durante las elecciones en Estados Unidos hayan servido como fuente de información para su plataforma.

"WikiLeaks publicó más de 600.000 documentos sobre Rusia y sobre Siria. También WikiLeaks ha publicado agresivamente sobre Rusia y sus aliados", agregó.

La semana pasada, el director de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), Mike Pompeo, califó a Wikileaks como un "servicio de inteligencia hostil" con Estados Unidos, "a menudo incitado por actores estatales como Rusia".

Las declaraciones se dieron después de que la plataforma de Assange divulgara una serie de códigos de computadora utilizados por la CIA para sus hackeos informáticos.

Durante la entrevista, Assange se refirió a la posible relación entre Rusia y la campaña electoral del actual presidente estadounidense, Donald Trump, y dijo que no tienen ninguna evidencia u opinión al respecto.

"Si la obtenemos, por supuesto la publicaremos", aseguró.

Assange, que habló desde la embajada de Ecuador en Londres, al referirse a las relaciones entre Rusia y Estados Unidos dijo que la política de Trump de "de hacer amistad con Rusia" no es nueva, pero que "se contrapone" con el "complejo de seguridad" estadounidense.

Asimismo, indicó que cuando Trump llegó al poder con la propuesta de una "política diferente" hacia Rusia, había muchas personas y alianzas en juego en la CIA y en las agencias de inteligencia de países "interesados en derrocar al Gobierno sirio", por lo que el presidente comenzó a "sentirse débil y amenazado".

Frente a esta situación, Trump se vio obligado a recurrir al Pentágono y a rodearse de "generales" en su gabinete y en puestos de poder.

"Hizo que su gabinete tuviera mucha influencia del Pentágono y de sus generales, en comparación con la influencia de otros y de las agencias de inteligencia", manifestó.

Por último, se refirió también a la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte y consideró que se trata de una estrategia de Trump para demostrar "influencia" frente a China.

"Hay un cambio geopolítico muy interesante, en el que China está creciendo al seis por ciento por año y Estados Unidos tiene que comenzar a liberar cierta influencia", explicó.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario