Aunque al castrocomunismo en América Latina se le han dado dos golpes terribles con la pérdida de Brasil y Argentina, esa mafia canalla y peligrosísima continúa ávida de poder y de control sobre este subcontinente al que tanto daño ha ocasionado. En esa tónica de desestabilización, de imposición de neotiranías rojas y de esclavizar pueblos para su provecho, tuvimos la semana pasada en Venezuela a parte de la banda conmemorando la muerte del que les entregó nuestro país como caja chica financiadora de sus planes políticos y sus ambiciones personales de amasar inmensas fortunas. Así volvimos a ver –aunque bastante disminuidos en su arrogancia- a algunos de los integrantes de la fulana Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y entre raspado de olla para ver que más nos roban y bufidos de ira por la pérdida del fundo argentino y el brasilero, reiteraron su respaldo a los vivarachos Dilma Rousseff y Luis Inacio Lula da Silva y a la mangante Cristina Fernández.

Por supuesto que en el templete conmemorativo de la desaparición del tropero traidor y pillo Hugo Chávez también se lanzaron las manoseadas consignas de siempre, entre esas la de librar la batalla de América Latina frente a las “amenazas imperiales”.

Y la banda tuvo a su máximo capo, el tirano cubano Raúl Castro quien volvió cínico a decir que en Venezuela “se libra hoy la batalla decisiva por la soberanía, la emancipación, la integración, y el desarrollo de nuestra América”. Lo que traduciendo la verdadera esencia de la arenga no es otra cosa que mantenerse en el Poder con Nicolás Maduro como marioneta, para continuar depredando este pobre país saqueado donde millones ya recurren a los basureros para comer y esperan la muerte al no tener medicamentos con que curar sus enfermedades. Mantenerse para seguir aterrando a los ciudadanos y llevarlos a ver en el éxodo la única salida. Mantenerse en el Poder porque Venezuela ya no es una nación soberana sino un Narcoestado guarida segura de hampones, terroristas y villanos trajeados de políticos…

El tirano cubano, proxeneta y asesino es el “pater familias” de ese combo indigno y letal. A él bien le calza el calificativo de “sátrapa independiente” o como lo define el concepto latino: homo sui iuris, bajo cuyo control están todos los bienes y personas que él comanda, o sea esta izquierda canalla y amoral que ha convertido países en colonias de esa Cuba donde los Castro han reinado por más de 58 años. El pater familias Raúl poseyendo la “patria potestas” de seres a los que se les ha robado todo, desde el futuro hasta la esperanza, sub manu tienen vida y muerte, no solo en Cuba, también en cada lugar donde han logrado colocar uno de sus títeres.

Y ante esto pregunto: ¿Hasta cuándo estos trúhanes van a seguir mintiendo, van a seguir burlándose, van a seguir esclavizando, asesinando, violentando derechos, encarcelando inocentes? El tirano cubano dijo frente a sus marionetas aquí reunidas, que a él y a la banda en pleno les compete la defensa de los inmigrantes, el rechazo a la construcción del muro en la frontera norte de México y a las políticas de EEUU en contra de Venezuela. Lo dice el que –entre muchos crímenes- hundió embarcaciones para impedir que seres desesperados huyeran de esa mazmorra que es Cuba y los condenó a morir ahogados frente al malecón de La Habana (Caso Remolcador 13 de Marzo, hundido el 13 de julio de 1994). El que ordenó derribar aviones que conducían voces de libertad (2 aviones de Hermanos al Rescate en una cobarde acción ordenada por los mismos tiranos Castro el 24 de febrero de 1996). El que hostiga y veja a mujeres dignas como las Damas de Blanco, el que encarcela a los que no lloraron la muerte del canalla Fidel Castro fundador de la dinastía que parece ser eterna. El que asesina disidentes, el que traslada el negocio del narcotráfico a sus colonias para así evadir la ley y pagar por lo que se sabe es una de las grandes empresas de la familia Castro y de generales de esa nomenclatura villana. Castro asegurando que la nueva agenda del Gobierno estadounidense “amenaza con desatar un proteccionismo comercial extremo y egoísta que impactará en la competitividad de nuestro comercio exterior” y díganme: ¿qué comercializan los castrocomunistas más allá de droga, de prostitución, y de lo que en sociedad con los pillos militares chavistas triangulan para vender en Venezuela y estafarnos todavía más?

¡Ah! Pero cierta precaución les frena para irse contra Trump, quien hasta ahora no ha mostrado mucha temperancia.

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario