Como cada año St. Jude celebra su gala, un evento que busca recaudar fondos para continuar con la magnífica obra que realiza esta institución en el cuidado de los niños que se enfrentan al terrible cáncer, y como apoyo para las familias, que jamás tienen que preocuparse por alguna factura.

En esta ocasión, grandes artistas, como Óscar D´León, se sumarán a la cita para también, a través de la música, acompañar a quienes velan por aquellos que no cuentan con los medios económicos para hacer frente a los gastos por su cuenta. Una iniciativa que sin dudas nos devuelve la confianza en la sociedad y sobre todo en las personas, quienes a fin de cuentas son los que impulsan y concretan proyectos de tanta magnitud.

Desde que la gala anual se fundara en el 2002, la ciudad de Miami ha recaudado más de cinco millones de dólares que han sido empleados en el desarrollo de importante estudios científicos y el tratamiento de los pequeños que llegan al hospital para luchar por sus vidas, en una batalla que afortunadamente no enfrentan solos.

Siempre es un momento oportuno para levantar el teléfono y hacer una donación, unirse a la causa y respaldar el trabajo de tantas personalidades de la radio, la televisión y la música que han dicho presente y han puesto su empeño para también aportar algo valioso y convertirse en voceros de una comunidad que busca convertirse en un hogar de esperanza.

El hospital, que por más de 15 años ha sido la esperanza de miles de personas, convoca a voluntarios y a todos a dar una mano, de una manera u otra, y hacer posible posible la acción de ayudar a quienes más lo necesitan.

Y no solo es admirable la tarea de ayuda que plantea St. Jude Children´s Research Hospital, sino también el esfuerzo que realiza para humanizar de alguna manera la temible enfermedad y crear conciencia en todos los estratos de la sociedad, porque el cáncer no discrimina, y podría tocarle muy de cerca a cualquiera.

Es por eso que desde DIARIO LAS AMÉRICAS exhortamos a nuestros lectores a que se formen parte de la gran tarea que realiza St. Jude, que se acerquen y conozcan cómo a través de la magia de ángeles anónimos nuestros niños tienen la oportunidad de crecer y disfrutar de todas las cosas que el cáncer no debiera arrebatarles.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario