Escribo pocas horas antes de la consulta popular que se realizará este domingo 16 de julio y que en tres escuetas preguntas permitirá decir a la inmensa mayoría de los ciudadanos venezolanos, no importa dónde estemos, lo que realmente deseamos y lograremos.

Las preguntas, que para el momento que me estén leyendo, habrán sido respondidas son:

1) ¿Rechaza y desconoce la realización de una Constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo venezolano?

2) ¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional y a todo funcionario público obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

3) ¿Aprueba que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido a la Constitución, y a la realización de elecciones libres y transparentes así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional?

Y sin premoniciones como digo al inicio de esta columna, una masa ciudadana enorme las responde afirmativamente. Presencia combativa, digna, corajuda que desde el 1° de abril está en la calle. Esa presencia que con nuestra bandera se limpia las lágrimas por tantos y tantos caídos en este fragor libertario pero sigue en pie, sin dar tregua, sin aceptar que un sátrapa asqueroso que pasó de chofer de autobús a carnicero de Venezuela, nos va a imponer su ridícula y maligna presencia. Nicolás Maduro -ese que se siente orgulloso de parecerse al carnicero de Irak Saddam Hussein- que tiene la necia pretensión de imaginarse eterno. Un tirano implantado por otra dictadura sangrienta y larga como la cubana, que lo impone y como se utilizan los monigotes lo mantiene porque mantenerlo es asegurarse que Venezuela seguirá siendo la gallina de los huevos de oro, el arca abierta para seguir enriqueciendo a los descendientes de Fidel y Raúl Castro y a los crapulosos que integran la nomenclatura en esa isla devastada y encadenada.

Es la respuesta que damos contra esa farsa del “Hombre Nuevo” copiada del sociópata Ernesto Guevara y sustentada por la tiranía de Fidel Castro durante más de medio siglo y ahora adoptada por estos delincuentes que llegaron al poder con el déspota bananero Hugo Chávez y todavía permanecen asidos con desespero a él, porque al estar desnudos frente al mundo que les sabe ladrones, narcotraficantes y asesinos no pueden perder la guarida que aún les salva de tribunales nacionales e internacionales y aleja de las cárceles donde con seguridad terminarán sus repulsivas vidas.

Responden masivamente ¡Sí! los venezolanos que han demostrado principios éticos y morales. Seres con calidad espiritual, tan diametralmente opuestos al abyecto “Hombre nuevo” materializado en el chivato o soplón, en el comisario político, en el militar vendido a la tiranía cubana, en el malandro organizado en “Colectivos” que es como ahora se llaman patotas y bandas de delincuentes. “Hombres nuevos” en un componente militar que sepultó en indigna sumisión un honor alardeado como divisa y tanto sus generales como sus subalternos tendrán que responder por los horrendos crímenes de toda índole que han cometido y cometen.

“Bichos nuevos” mostrándonos su fiereza contra adolescentes valientes y ancianos corajudos. Triste realidad que vivimos y que nos permitió enterarnos que no estábamos libres de esas lacras que conocieron los rusos y europeos del este, los chinos, los cubanos, los coreanos del norte, los iraníes y ahora nosotros.

Tres respuestas afirmativas que con la fuerza de un mandato ciudadano y constitucional han retumbado este 16J. Tres afirmaciones sin posibilidad de dudas:

¡Sí rechazamos y desconocemos la realización de una Constituyente propuesta por Nicolás Maduro y que no posee la aprobación previa del pueblo venezolano!

¡Sí demandamos a la Fuerza Armada Nacional y a todo funcionario público obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional!

¡Sí aprobamos que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido en la Constitución, y a la realización de elecciones libres y transparentes así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional!

Venezuela persiste en mostrar una ciudadanía indomable que le dice al mundo que para la consecución de lo aprobado seguimos en la calle hasta que Maduro, todos los invasores cubanos y los militares asesinos y ladrones salgan del Poder y frente a tribunales libres y dignos respondan por sus crímenes.

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual / www.gentiuno.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario