Estamos a tres semanas de la pelea entre Saúl "Canelo" Álvarez y Julio César Chávez Jr. la noche del 6 de mayo y hay algo que me queda claro desde el mismo momento en que anunciaron el combate, que no me voy a montar en el carrito de la alegría y la algarabía de esta cita.

No, no y no.

Sé que el sitio de la pelea en Las Vegas está vendido, que hay mucha expectativa en México con ellos dos y que los medios hispanos en Estados Unidos van a cubrirlo todo con bombos y platillos.

Eso lo tengo claro. Pero a la misma vez no olvido que México es una tierra de grandes campeones de boxeo y que no podemos vender este enfrentamiento como lo mejor que puede dar ahora mismo el boxeo mexicano.

No, no y no.

No olvido las batallas entre Marco Antonio Barrera y Erik Morales, Chávez padre contra Oscar de la Hoya, Barrera ante Juan Manuel Márquez o Ismael Vázquez vs Rafa Márquez, todas bastante recientes como para pensar que Canelo y Chávez es lo más relevante que puedan darnos.

Para el marketing, la reventa y la atención de la prensa, la pelea es una de alto nivel, pero para el boxeo no lo es.´

Primero porque el Canelo lleva tiempo diciéndonos que quiere ser legendario y pelear con los mejores. Enfrentándose a Chávez Jr. no se logra ninguna de las dos cosas. Tampoco evadiendo a Gennady Golovkin, como ha ocurrido en los últimos dos o tres años.

Además, Chávez Jr. no puede estar en la cima del boxeo mexicano con todos los regalos que le han hecho y llegando a esta cita semiretirado, con solo cinco peleas en los pasados cinco años y un solo combate en 2015.

Así no, por favor.

La gloria del boxeo de ese país no conoce fronteras y se sale del espacio nacional. Boxeadores de la talla de Chávez, Barrera, Morales, los hermanos Márquez y Vázquez, entre otros, no solo son glorias de México sino del deporte y siempre pelearon con los mejores. Siempre.

Entiendo que la pelea va a generar mucho dinero y que la semana del 6 de mayo vamos a estar todos entretenidos con el evento. Pero no lo pueden vender como la mejor pelea del momento, ni siquiera como la mejor del boxeo mexicano.

No, porque ni Canelo es el mejor libra por libra ni Chávez Jr. es un boxeador de élite, de hecho, nunca lo ha sido.

Esa realidad no la podemos obviar. No debemos dejar pasar este golpe al deporte y montarnos en la caravana de la gran expectativa del combate cuando llegue el mismo.

No, no y no.

Me resisto a pensar que lo mejor que nos pueden ofrecer en la fecha del primer fin de semana de mayo en Las Vegas, fecha que representa tanto para los mexicanos por la Batalla de Puebla y porque ese fin de semana se ha convertido en uno de boxeo de primer nivel, nos traiga a Canelo-Chávez Jr.

Repito, la parte comercial va a ser una muy exitosa, pero esa no es la única faceta que mantiene al boxeo vivo. Hay que enfrentar a los mejores con los mejores, hay que darles oportunidad a los jóvenes que tratan de subir con calidad y no solo explotar la parte nacional, el ángulo de batalla entre mexicanos.

Yo he sido un defensor del Canelo, sobre todo porque, aunque pienso que no es tan bueno como nos dice Oscar de la Hoya (su promotor), tampoco es tan malo como expresan sus feroces críticos en Miami.

Él tiene que enfrentarse a los mejores y no ponerse a danzar con los millones que le traerá esta cita del 6 de mayo.

Hay mucho más que ofrecer y no simplemente enfrentar a dos boxeadores mexicanos muy populares.

No nos engañen más con la gran farsa del boxeo; sí, eso es lo que es Canelo vs Chávez Jr.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas