La idea de crear el Clásico Mundial de Béisbol, con la intención de formar un torneo similar al de la FIFA comenzó siendo muy buena, pero la ejecución no ha alcanzado las expectativas esperadas; y es por ello que la edición que arranca esta semana será vital para el futuro del mismo.

No se puede comparar la globalización de ambos deportes, sin embargo no fue tan rápido el proceso del desarrollo del torneo del balompié, que al final fue fundamental para que que las fronteras no fueran un obstáculo en la práctica de la disciplina. Con una buena organización esto mismo podría ser alcanzado con el béisbol, aunque tras tres ediciones realizadas, no está muy claro si este propósito ha tomado forma o por el contrario se ha desvanecido.

Lo primero que debe ocurrir para que este torneo termine de producir resultados importantes, es el enfoque de los propios organizadores (Major League Baseball) de incentivar a sus equipos para no poner limitaciones a los peloteros de poder representar a sus países, algo que le dará libertad al atleta de hacerlo.

Ese es otro problema; la falta de compromiso de varias estrellas de preferir quedarse con sus clubes en los Entrenamientos Primaverales, en vez de vestir los colores de su país. No tiene explicación que los Clayton Kershaw, Mike Trout, Bryce Harper, Kris Bryant, Anthonny Rizzo, Chris Sale, Hanley Ramírez, Johnny Cueto, Masahiro Tanaka, Shohei Otani, Max Scherzer, Julio Urías, Marco Estrada, entre otras figuras, que están entre los máximos exponentes de sus respectivos países, no representarán a sus banderas, sin importar los motivos expuestos por cada uno de ellos.

Luce irreal el sólo hecho de visualizar a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o a Neymar rechazando la posibilidad de asistir al Mundial de Fútbol por jugar la pretemporada con el Real Madrid o Barcelona; y en caso de hacerlo, las críticas lloverían a lo largo de sus carreras.

Sin la ayuda de las estrellas y de los equipos, el futuro del Clásico luce nublado. No es un secreto que el éxito de la selección de Estados Unidos va a ir de la mano con el desenlace del torneo; lo cual generaría las ganancias necesarias para generar incentivos de seguir organizándolo. Mientras que por el otro lado lo peor que les podría pasar a los organizadores es otra final, como la del 2009, en las que se enfrentaron Japón y Corea.

Es muy temprano todavía –apenas será este el cuarto campeonato—para decretar como fracaso la idea, pero sí queda claro que esta edición será especialmente analizada con lupa. Y hasta ahora, sin haber comenzado siquiera en su totalidad, gracias las ausencias de los mejores jugadores y las negativas de otros equipos, no ha arrancado con buen pie.

Claro, para los fanáticos del deporte y del béisbol en especial, luce difícil ver las fallas que tiene el Clásico y de igual manera disfrutamos cada acción y juego que ocurra. Pero lo que va a diferencia este torneo es el hecho de poder atraer a los que no son aficionados a la pelota.

Cuando se juega un Súper Bowl o la mencionada competencia internacional de fútbol, las familias, amigos, hombres, mujeres, niños, sin importar sean aficionados o no al deporte, se reúnen para presenciar estos eventos deportivos. Algo que aún luce muy lejos para este Clásico.

Repito lo que dije al comenzar esta columna, la idea es buena, sin embargo la ejecución y desarrollo de este torneo está causando que la meta de globalización del béisbol se haga cada vez más utópico. Está edición del Clásico Mundial, podría definir el futuro del mismo. Liguemos, los aficionados a este deporte, que se desarrolle con el mayor éxito posible.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas