Todas las personas deberían entender las deudas antes de sumergirse en ellas y así poder evaluar si conviene endeudarse o no. Hay deudas evitables colocadas a lo largo de nuestro camino como trampas de cacería. Con la lectura de esta columna te brido una herramienta para poderlas evadir. Lo primero que debemos saber es que existen dos tipos de deudas: la positiva y la negativa.

Deuda positiva

No todas las deudas son negativas, algunas deudas te pueden ayudar en la vida y te pagarán dividendos a largo plazo. Pedir un préstamo por una buena razón tiene sentido porque estarás haciendo una inversión. Los préstamos para tu educación, para empezar un negocio o comprar un negocio, para comprar un terreno o propiedad, te podrán dar un rendimiento de tu dinero. Los préstamos para tu educación te ayudarán a ganar más en el futuro; si compras una propiedad, esta se podría apreciar o dar rentabilidad. También incluye aquellas cosas que tienen la capacidad de apreciarse en el futuro (tu educación, una casa, o un negocio)

Deuda negativa

Las deudas negativas incluyen las que se adquieren por artículos de consumo como un bote, auto, muebles, electrodomésticos, o vacaciones. No es una buena deuda porque implica que estás viviendo por encima de tus ingresos. Y la tasa de interés de estas deudas será más alta que al de las deudas de inversión (ver deudas positivas). Esta deuda incluye cosas que tienden a depreciarse en el futuro (como la ropa y los artefactos electrodomésticos).

¿Por qué es importante realizar esta distinción?

La diferencia está entre el éxito financiero a largo plazo o hundirse en un mar de cuentas.

¿Cómo puedes reducir tu deuda negativa?

Primero, cancela o congela tus tarjetas de crédito. Como mencioné antes; ten una tarjeta para los gastos fijos y otra para “emergencias”. No necesitas más. Algunos expertos recomiendan no cancelar tarjetas de crédito porque puede afectar tu historial crediticio, pero esta reducción en tu informe de crédito es momentánea y el beneficio a largo plazo de no tener tantas tarjetas es mayor a los cincuenta puntos que podrás perder temporalmente en tu historial.

Administra tus tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito te permiten comprar ahora y pagar más tarde. Un alto nivel de deudas de las tarjetas de crédito es una de las razones principales por las que las personas se declaran en bancarrota. Sin embargo, hay momentos en los cuales las tarjetas de crédito deben utilizarse, como cuando tienes poco efectivo para realizar grandes compras o para empezar a formar un historial crediticio.

Sin embargo, una advertencia: las empresas de tarjetas de crédito te permitirán pagar solo una parte de tu cuenta, pero te cobrarán altos intereses por la cantidad que no hayas pagado antes de la fecha límite. Considera pagar el saldo lo antes posible. Tomando en cuenta altos intereses, una compra de 1.000 dólares en tu tarjeta de crédito puede terminar costándote 3.4000 y veinte años para pagarla si realizas solo los pagos mínimos mensuales. Así que, potencialmente, ¡podrías estar pagando por un nuevo guardarropa quince años después de haberlo donado a una organización benéfica! Por eso, siempre recomiendo no cargar a tu tarjeta un importe mayor del que puedas pagar en uno o dos meses.

Elaine King del libro “La familia y el dinero”

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas