Cuba y Venezuela deben ser libres
Los auténticos artistas, académicos, profesionales y políticos no desean la consolidación de la dictadura en Venezuela y que se convierta en la mortalmente tendenciosa y frustrante Cuba comunista

Respiración profunda de aliento esperanzador realizo al conocer las críticas fuertes y justas al régimen de Nicolás Maduro. Los auténticos artistas, académicos, profesionales y políticos no desean la consolidación de la dictadura en Venezuela y que se convierta en la mortalmente tendenciosa y frustrante Cuba comunista.

Por ahora, recordaré las ideas de dos celebres personas, uno artista y el otro político. Ellos son, el cantautor y poeta Amaury Gutiérrez y el estadista Donald Trump.

Amaury expone en una canción de su autoría, el dolor y sufrimiento del pueblo venezolano ante las injusticias de la dictadura y, a la vez, la luz esperanzadora en la libertad. Esa canción es, “Gloria, Gloria, Gloria Venezuela”. Donde el centenar de jóvenes asesinados por la garra madurista, es dramáticamente manifiesto en esta estrofa: “Nunca olvidaré al estudiante muerto que entregó su cuerpo y su alma entera. Nunca olvidaré las lágrimas del padre, invocando a Dios envuelto en la bandera”.

Asimismo, el presidente Trump fustigó las actitudes injustas del régimen venezolano, en su discurso ante el 72 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. “La dictadura socialista de Nicolás Maduro ha infligido un terrible dolor y sufrimiento al pueblo de ese país. Este régimen corrupto destruyó una nación próspera al imponer una ideología fallida que ha traído consigo pobreza y miseria en todas partes donde se ha probado. Para empeorar aún más la situación, Maduro ha desafiado a su propio pueblo, al robar el poder a sus representantes elegidos para preservar su desastroso mandato”.

Ambas personalidades saben que esa posición tiranizante debe ser efímera, por ser contranatural y violentar la esencia humana del hombre, su libertad. El presidente americano dice que “esta situación es completamente inaceptable y no podemos permanecer pasivos y observar”. Y continúa reafirmando: “Como vecino y amigo responsable, nosotros y todos los demás, tenemos un objetivo: ayudarlos a reconquistar su libertad, recuperar su país y restaurar su democracia”. También agradeció a los líderes de otras naciones reunidos en Naciones Unidas, quienes condenaron a la dictadura madurista y se solidarizaron con el pueblo venezolano.

El cantautor Amaury exalta la valentía de ese pueblo y su derecho a la libertad con frases poéticas. Y lo evoca así: “Gloria, gloria Venezuela, tu gente no se quiebra, el mundo está mirando, nadie va acallar. Gloria, gloria pueblo mío; mientras los enemigos…, Dios está contigo, tú vas a ganar”.

Por supuesto, estas ilustres personas no olvidaron al pueblo cubano. Su solidaridad llena de regocijo y esperanza a los sufrientes isleños. Trump expresa: “Los Estados Unidos se han opuesto al corrupto régimen desestabilizador en Cuba y ha abrazado el sueño perdurable del pueblo cubano de vivir en libertad”. Por esto Trump es un buen vecino y amigo del pueblo cubano.

El cubanísimo y exiliado poeta Amaury, el cual tiene muchas canciones emblemáticas de libertad dedicada a su pueblo, lo invoca en una declaración al inaugurar su canción sobre Venezuela”.

Resumen del pensamiento de Amaury sobre Venezuela y la justicia: Siempre estoy del lado de las víctimas, en contra de los victimarios, los verdugos y los abusadores. Del lado de Dios. Venezuela es un pueblo valiente que merece ser libre y democrático. A las familias de los jóvenes asesinados por la dictadura comunista de Maduro. Deben saber que ellos van a pagar, que esa dictadura va a caer, porque todas las dictaduras caen. ¡Abajo el comunismo, viva la democracia, que no haya más muerte! ¡Viva el pueblo de Venezuela libre! ¡Viva Cuba libre! Dios los bendiga, mi corazón está con ustedes.

Amaury en una canción desenmascara a los hipócritas, autonombrados artistas, reflejos de una sociedad decadente, integrada por los falsos intelectuales, académicos, científicos y profesionales. Quienes por su sumisión no tienen independencia intelectual y están apartados de la verdad, la razón, la justicia y la libertad. Ellos avalaron la injusta orden de fusilamiento de tres jóvenes balseros y sostienen la existencia de la cruel dictadura.

“No toque esa guitarra” es esa canción. A esos hipócritas les dice: “Yo sé que te disfrazaste de proletario sencillo, con tu hoz y tu martillo, y que a muchos engañaste”. En otros versos refleja la búsqueda humana de la libertad a pesar de las dificultades de sus compatriotas. Sé que “hay un pueblo de rodillas, esperando su momento, reclamando su justicia, de ese Dios que está en los cielos”.

A estos pueblos que sufren el socialismo real, solo les queda la opción del bloqueo total (boicot) de todas las fuentes de ingreso de la dictadura, a través de la huelga general y nacional, en complementación de la insurrección nacional, en todas las calles del país, hasta la desintegración del régimen opresor. Para los cubanos esos es el Proyecto Emilia. Plan estratégico para la liberación de Cuba.