Parece una eternidad desde que los Huracanes de Miami se codeaban con las mejores universidades del fútbol americano colegial. Aquellas épocas cuando lucían como un conjunto invencible, con una defensa arrolladora que los llevó a ganar cinco campeonatos de la NCAA (1983, 1987, 1989, 1991 y 2001).

Desde ese último título, y la polémica ocurrida al año siguiente ante Ohio State, que le costó a los Huracanes un segundo campeonato al hilo, el camino se ha hecho cada vez más estrecho.

Sin embargo, al finalizar la campaña anterior contrataron a Mark Richt como nuevo entrenador de la Universidad de Miami, hecho que ilusionó a los aficionados de poder soñar con volver a ver a su equipo en la élite del deporte a nivel nacional.

Toda esperanza incrementó repetidamente gracias al espejismo de ganar los primeros cuatro cotejos de la campaña, logrando ubicarse como los décimos mejores del país. Pero la verdad era otra; en cuatro juegos no cambia la realidad de un programa.

El éxtasis terminó rápidamente --en menos de dos semanas-- cuando perdieron dos veces en fila ante sus rivales de Florida State y ante North Carolina en casa, suficiente para caer del 10mo puesto a no estar siquiera entre el ranking de los mejores 15 por primera vez desde antes del primer encuentro. Y la realidad volvió a golpearlos el jueves pasado en Virginia, al caer 37-16.

Pero a pesar de los resultados actuales, el optimismo sigue vivo en Miami con respecto a sus representantes universitarios del fútbol americano.

Manny Diaz, el nuevo coordinador defensivo del equipo, lo tiene claro.

“Estamos llevando a este programa a otro nivel y entendemos que habrán altibajos en el intento. Las victorias y derrotas no nos preocupan ahora. Estamos enfocados en cambiar la manera en la que juegan los Huracanes”, dijo Díaz sobre los problemas recientes de Miami. “Queremos seguir haciendo eso para eventualmente llevar el programa a donde queremos”.

Sin embargo si algo hay algo que ha estado sólido este año con el conjunto que juega en Miami Gardens, es la defensa, la cual se ha ubicado entre las mejores en la nación en varios departamentos.

Pero a pesar de los altibajos vividos este año, la visión a futuro no se queda en Díaz, sino es Richt quien comenzó implantando la visión a largo plazo desde su llegada de Georgia a Miami.

Los Huracanes tienen una muy buena clase de prospectos comprometidos para unirse al programa de Miami el próximo año, consolidando uno de los grupos más sólidos de las últimas temporadas.

Otro aspecto que será vital en el desarrollo de los Huracanes en las próximas campañas, es el hecho de que el conjunto terminó el período de penalización (“probation” en inglés) el pasado viernes, producto del escándalo ocurrido con Nevin Shapiro en el 2010, cuando cometió múltiples sobornos a jugadores de la escuela.

Miami ha tenido varias restricciones en este período; como la disminución de becas para futuros jugadores, limitación a la hora de invitar a los prospectos para que asistan al estadio, entre otros aspectos que atentan con la reputación de la escuela a la hora de asegurar a los mejores jóvenes de la secundaria.

El estado de Florida es de los mayores productores de talento joven en el fútbol americano. Es por ello que los Huracanes pueden beneficiarse, ahora sin ningún tipo de restricción, de mantener a dichos talentos “en su patio”, siendo este el primer paso para hacer que el programa vuelva a la élite.

Parece que los Huracanes tomaron la decisión correcta en contratar a Mark Richt como nuevo entrenador, junto a su equipo de coordinadores –algo que necesitó que los encargados de la Universidad abrieran su billetera. La diferencia de estrategias se ha sentido, en comparación a otras etapas, y aunque nada garantiza que vayan a alzar un nuevo trofeo de la NCAA en los próximo años, sí está asegurado que el programa de la Universidad de Miami esté en buenas manos.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas